domingo, 3 de enero de 2010

CAP. 2.30 DEL QUIJOTE: LA CASA DE PLACER DE LOS DUQUES



Como Google no me ha mostrado ninguna casa de placer que me convenza, he vuelto la mirada hacia mi interior y he visto este libro: es una recopilación de escritos en torno al Quijote, donde podemos encontrarnos con las plumas más variopintas: Quevedo, Lope, Rubén, Unamuno, Gente del 27,  Dalí, Muñoz Molina y un larguísimo etcétera.

CAPITULO 2.30 DE DON QUIJOTE


Con los ánimos por los suelos acabaron don Quijote y Sancho la aventura (más bien desventura) de la barca:"Asaz melancólicos y de mal talante...."

Aunque este aciago destino había de cambiar de rumbo, por lo que, al atardecer de otro día, recien salidos de una selva, "tendió don Quijote la vista por un verde prado..." (qué alegría, esta gente gozan de una primavera perpétua), con cuyo verdor se confundía el verde ajuar y verde vestido (al estilo del de verde gabán) de una aristocrática señora: "Venía asimismo vestida de verde tan bizarra y ricamente..." (el azul y el rojo se quejarán algún día).

Encomienda don Quijote a Sancho una embajada, consistente en presentarse ante la señora de verde, y una vez a su "vera" presentarle sus respetos; además, solicitarle un besamanos (extremidades que se suponen blancas y limpias, por estar mucho a la sombra y no entender de labrar habas).

Cumple con elegante diplomacia, Sancho, el recado de su amo a la señora, que para más categoría de su empresa, resulta ser Duquesa. Esposa de un Duque, con quien comparte lecho, pero no comparte nombre ni apellidos, ni nombre del Ducado, ni localización geográfica exacta. Sólo podemos afirmar, nosotros los lectores, que esta pareja de Duques deben de ser maños, pues veneran a la "Pilarica" y bailan "la j".

Con estos anónimos Duques nos hará pasar el "Ilustre Manco" 28 capítulos. ¿Pero qué mosca le habría picado para tomarla caliente con los Duques y la vida palaciega?. Si, de lo que él entiende es de pasar fatigas, rular por senderos pedregosos, convivir con personajes de sucio pelaje. Por ello le es tan fácil poner en boca de arrieros, venteros, rufianes, pastores etc, la jerga adecuada en cada momento; porque lo ha mamado, sufrido y sudado al lado de ellos. Pero en una nueva experiencia nos quiere meter don Cervantes: en la alta alcurnia, en la "beautiful people", en la vida de la "jet", del "glamour", y del pelo engominado (!si yo encontrara mi flequillo rubio de antaño¡). Ya Veremos cómo nuestra pareja de protagonistas se "aclimatan"rápidamente a la vida cortesana.

Sigamos con la historia. La de Verde dice a Sancho que llame a don Quijote, que ella y su marido le conocen desde hace más de 10 años, por un cómico libro que leían al unísono en los atardeceres "otrora" tediosos, y ahora desternillantes, donde el orinal y la palangana habían de estar siempre a mano.

Los Duques se deshacen en elogios y alabanzas hacia don Quijote, e invitan a caballero y escudero a pasar una temporada en una casa de placer que allí cerca tenían(Bueno, si a uno hoy en día le invitaran a una casa de placer tampoco se negaría: pero no me sean mal pensados).

Los planes de los Duques hacia nuestra "bonachona" pareja son perversos. Como ellos han leído las locuras y disparates en las que han incurrido en la 1ª parte y , tanto se han divertido, ahora pretenden burlarse en vivo y en directo de ellos. Don Quijote y Sancho son dos supuestos bufones que, como un regalo, el cielo les manda.

En el capítulo XXXI iremos viendo que tal lo pasan todos en la “casa de placer” de los Duques.

8 comentarios:

Lisístrata dijo...

Estos duques son sin lugar a dudas unas malas personas. Prototipo de esa gente nefasta para la humanidad q, en base a un engreimiento q les hace pensar q están un escalafón más arriba q los demás, se creen con derecho de arroyar y ridiculizar a quien se les tercie. grrr! no soporto a le gente así y la encontramos por cualquier ámbito.

Encontrarse con ellos es lo peor, pues siempre crean un ambiente violento y conflictivo, bien porq te consideren presa de sus desatinos sacárticos, bien porq no vayas en sintonía y, en ambos casos, te veas obligado a ponerlos en su sitio.

Un saludo cordial Antonio.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Lo malo de algunas casas de placer es que no todos ríen por igual... Veremos qué hace la de verde.

Myr dijo...

Me pone triste toda esta burla de los duques...

pancho dijo...

Si la nobleza iba de caza, el campo estaba verde, iban de camuflaje. Por eso DQ y S se tuvieron que acercar tanto, para distinguirlos. Para verde, verde, el del campo andaluz después de la generosidad de las nubes.

Gracias a los duques siguen juntos la pareja: Sancho ya pensaba volverse sin importarle ni ínsula ni salario. Tras veintiocho semanas nos metemos en el mes de Agosto, todas con los duques…

A la vida regalada de la nobleza se acostumbra uno rápido. Seguro que Sancho; ni acordarse de la prole, veremos.

Un abrazo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Pues vaya "empacho"...yo sabía que la aventurilla duraría...pero no tanto (eres un soplón!!!)... estos tipejos son el alma mater de los que hoy aún quedan con su señorío por nuestra Andalucía...casi ná... Se bueno que el 6 vienen los Reyes, nos guste o no son nuestros...

Cornelivs dijo...

Asi es; la de verde y su esposo, "cuyo titulo aun no sesabe"...menudo par de sinverguenzas redomados.

Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Cuanta gentuza existe hoy, parecida a estos duques.

Como siempre, un lujo, Antonio.

Abejita de la Vega dijo...

Alguno de esos señoritingos desocupados , con ganas de guasa, quedan por esa Andalucia vuestra, tan verde y tan bella. Esperemos que desaparezcan.
Don Quijote y Sancho las van a pasar canutas en la "casa de placer".Van a ser sus bufones, como tú dices.Qué amarga es esta parte del Quijote.
Destaco estas pinceladas tuyas, tan acertadas:
"los atardeceres "otrora" tediosos, y ahora desternillantes, donde el orinal y la palangana habían de estar siempre a mano."

Feliz Año Nuevo, Antonio

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.