domingo, 26 de diciembre de 2010

Amor de otro mundo


Montaje que me ha regalado Carlos Alberto. Es un gran honor para mí poder posar junto a tan ilustre escritor. Gracias amigo.

Una de las primeras personas que conocí cuando desembarqué en la blogosfera en el año 2007 fue Carlos Alberto Arellano, de quien siempre me ha sorprendido gratamente su desbordante imaginación. Cuando hemos tenido tiempo nos hemos reído juntos y con ganas, inventado historias.

Ayer, le visité en su blog de diseño artístico Maqui Duende y en su entrada sobre extraterrestres le dejé el siguiente comentario:

"Recuerdo que una vez, de pequeño, me visitaron unos extraterrestres muy simpáticos. Recién habían aterrizado en medio de un sembrado de trigo aún verde; fantástica pradera para que pastaran los conejos de tres dientes y labios leporinos (obvio), cuando acerté a pasar yo por allí, buscando un amor que se me escapaba de entre las manos.

                                                                                                                                                                               Los extraterrestres se percataron de mis dificultades, y sin mediar palabra, me obsequiaron con una bella alienígena de grandes ojos celestes. El más cabezón de la trupe me dirigió la palabra en estos términos:


-Tómala y llévala contigo; llenad este planeta, del color de sus ojos, de multitud de criaturas flacas, blanquicelestes y soñolientas. No trabajéis mucho, dejad que los demás se encarguen de eso.


Desperté sobresaltado de mi gozoso sueño, el corazón se me quería salir del pecho. Era mi señora esposa que me gritaba como una loca:


-¡HACE HORAS QUE TE MANDÉ LIMPIAR LA BIBLIOTECA Y NO HAS QUITADO NI UNA MOTA DE POLVO!
-Es que me quedé dormido en el sillón, es tan blandito. Ya me pongo, ya, no me grites...Quedé un rato pensando para mis adentros ¿dónde se fue aquella bella alienígena de ojos azules?"

17 comentarios:

Manolo dijo...

Lo de no trabajéis mucho se lo decían a ella. Tú eras el que tenía que hacerlo. Como no lo hacías bien -te dormías- optaron por devolverte a tu santa: Con quién vas a estar mejor y quién mejor te riñe...?
Un abrazo

Carlos Alberto Arellano dijo...

Estos dioses de otros mundos, nacidos de la galopante imaginación de Antonio Aguilera (o de sus deseos más ardientes y profundos), me parecen muy simpáticos.

Me gustó que en lugar de decir:

«Por ti será maldita la tierra. Con trabajo comerás de ella todo el tiempo de tu vida. Te dará espinas y abrojos. Y comerás de las hierbas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan. Hasta que vuelvas a la tierra. Pues de ella has sido tomado. Ya que polvo eres, y al polvo volverás»

Dijeran:

«No trabajéis mucho, dejad que los demás se encarguen de eso.»

¡Jajaja! ¡Qué bueno! ¡Qué bueno!

María José dijo...

Antonio:
Este comentario que dejaste a nuestro querido amigo Carlos Alberto también es muy imaginativo.

Un saludo a ambos.

Merche Pallarés dijo...

Ay, Antoñito, que tu sueño se quedó en, pues...eso, un sueño. Es que la realidad es muy prosaica, querido. Da asco, la verdad. Pero ¿quedó bien limpia de polvo y paja la biblioteca? Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

MANOLO:
Creo que sí, que lo de trabajr iba conmigo, pero a veces nadie me encuentra, y estoy soñando en cualquier rincón.

CARLOS ALBERTO:
Dice Fernando Savater en sus memorias que dios en el Génesis le dijo al hombre "amasarás el pan con el sudor de tu frente"; ¡MENUDA GUARRADA!! añade Savater. Hemos de dejar que los demás trabajen a discrección, sin entretenerlos.

MARÍA JOSÉ:
Tenemos un amigo en común de quien podemos estar orgullosos. Él hace uso de su imaginación cada día ¡Y con resultados brillantes!

MERCHE:
cierto querida, ¿por qué no nos dejan vivir sólo de sueños?.
Bueno, después de tres horas limpiando aquel nido de arañas y ácaros algunos libros recuperaron su brillo jajaja. Besos

Asun dijo...

...y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Calderón dixit.

Besos bien despiertos.

Mª Antonia dijo...

Querido Antonio:
Ojalá se cumplieran nuestros sueños, que no las pesadillas.
Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Un abrazo enorme, querido Antonio. Y no, no trabajemos mucho.

Paco Cuesta dijo...

Y los sueños, sueños son, la realidad es la que se impone.

Abejita de la Vega dijo...

Cuando Antonio se despertó la alienígena seguía ahí.

Dale recuerdos de mi parte al amigo de la foto, dile que estará más cómodo con otro tipo de cuellos, que la lechuguilla rizada ya pasó de moda.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Cuando Antonio se despertó la alienígena seguía ahí.

Dale recuerdos de mi parte al amigo de la foto, dile que estará más cómodo con otro tipo de cuellos, que la lechuguilla rizada ya pasó de moda.

Besos

El Gaucho Santillán dijo...

Es la diferencia entre el estoico, y el epicùreo, Antonio.

Queremos ser epicùreos, pero nos da verguenza.

Es eso.

un abrazo, venturoso 2011!!!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hay sueños que ilustran. Te veo bien acompañado en el retrato... menudas conversaciones que tendrás con él.

Aldabra dijo...

Todos soñamos alguna vez con extraterrestres y con más personas que no se pueden contar… je je je. ¿Y era tu amigo el que tenía imaginación desbordante? Biquiños,

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

no todo pasa en vano...así es la vida...un abrazo amigo...feliz año

Romek Dubczek dijo...

Jejej buena historia :)
No pensemos que lo que soñamos no esta por no encontrarlo en la biblioteca. Nos esperan en el mundo de los ojos cerrados.
Abrazos

Myriam dijo...

¡Muy fotogénicos los dos!

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.