sábado, 24 de julio de 2010

EL ARCABUZAZO: EL QUIJOTE DE AVELLANEDA


Escribí en La Acequia:
Antonio Aguilera dijo...

Avellaneda, e incluso algunos ilustres literatos y estudiosos en general -Ojeda dixit en alguna ocasión-, no alcanzan a comprender la profundidad de la Primera Parte del Quijote. De esta forma, el plagiario continuador, se limita a mostrar sólo la faceta de loco de don Quijote; sin darse cuenta que todos los caracteres de los habitantes de la España del XVII estan recogidos en la citada Primera Parte. Don Quijote es un conglomerado de personalidades y sabidurías: por ello es, casi siempre, el perfecto alter ego de Cervantes; quien ha viajado y leído mucho, y por eso mismo sabe mucho (más o menos, escribió él).


Gracias a la recomendación de Abejita de la Vega, compré el libro de Manuel Fernández Álvarez “Cervantes visto por un historiador”. Observo cómo Abejita, en la vista de perfil de su blog, destaca como sus libros favoritos todos los de Fernández Álvarez, además de los de Delibes y otros. Esta laboriosa Abejita sabe dónde están las flores-libros de más calidad para elaborar la mejor miel, que son las entradas sobre El Quijote en su blog: gracias Abejita

Como las canículas y el laboro me tienen la neurona bloqueada (sí, creo que sólo me queda una), me voy a limitar –después de haber leído y escuchado en mp3 un par de veces el capítulo- a copiar del libro de Fernández Álvarez lo que me dé tiempo hasta que mi Mildred me reclame a su lado (me daré prisa porque es la 20:49 ahora “mesmo”). He buscado por Internete este libro para copiar y pegar pero no está disponible en gratis.

“A finales del verano de 1614 ó principios del otoño de aquel año, Cervantes tiene ya muy avanzado su libro. Ha escrito ya 58 capítulos, seis más de los que había parido en la primera parte, de forma que en cualquier momento podía preparar su final.

Y de pronto recibe en pleno rostro el gran arcabuzazo: alguien que se hacía llamar Alonso Fernández de Avellaneda se le había adelantado, publicando a su gusto otro Don Quijote.

…que contiene su tercera salida y es la quinta parte de sus aventuras

Un arcabuzazo que Cervantes sintió terriblemente. Además del robo de su idea, del que se jactaría en el Prólogo de la obra, su autor ofendía sin pudor alguno a Cervantes.

Habían pasado diez años desde la aparición de la Primera Parte. Demasiado tiempo. ¿Acaso Cervantes había abandonado su promesa de sacar la segunda? ¿No ocurriría como con su Galatea? Se le veía entretenido en publicar novelas cortas, comedias y entremeses.

¡Qué ocasión para un desaprensivo! Y el tal de Avellaneda, o el que firmaba con ese nombre, decide aprovechar el gran filón.

                                                                                     CONTINUARÁ......

Para el Grupo de Lectura del Quijote coordinado por el Profesor Pedro Ojeda Escudero desde La Acequia

9 comentarios:

Myriam dijo...

Esperando entonces la continuaciòn.
Me parece interesante la contextualizaciòn historica de un texto.

Se ve que andas a mil, pobre, espero que pronto se te alivie el trabajo.
No te olvides de poner el enlace al Grupo de Lectura de La Acequia.

Besos
Ni te cuento el lechòn a la cruz que comì hoy en un galpòn-restaurante en las afueras de la ciudad, allì por dònde el diablo perdiò el poncho... llenoìsimo de comezales bien variopintos, como esos de las ventas del Quijote.

El Gaucho Santillán dijo...

jajajajajja!!!! Ese Avellaneda, debe haber sido un polìtico!!

Pobre Cervantes! Pero la historia, fue a rescatarlo.

Un abrazo, Antonio.

Merche Pallarés dijo...

Habrá que leer ese libro de Fernández-Álvarez suena muy interesante, además si está recomendado por nuestra querida ABEJITA seguro que es una joyita.
Espero que tu Mildred no se desesperase contigo... Besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

¡Hola Antonio!
Ya ves que en mi perfil hay muy pocos libros, pero los que cito son de lo mejó y...se me han muerto.
Me gusta compartir el gusto por determinados libros,aunque muchas veces lo que a uno le parece una maravilla, otro lo considera un latazo y eso no quiere decir que uno de ellos sea más tonto.

Leer esa biografía y lee el Quijote casan tan bien que llegas a la conclusión de que el Quijote es la misma vida de Cervantes, que también fue un Quijote.

Estoy en el pueblo y el dispositivo no me deja siempre entrar, así que aprovecho.

Tu nuevo look bloguero, está muy bien.

Atiende a tu Mildred y pasa un buen verano. En la entrada de esta semana he vuelto a poner las gallinas híbridas, Antonio dixit.

Un abrazo

Asun dijo...

Vaya, cambio de look. Un color arena playera muy evocador.

Me has dejado con las ganas, así que esperaré la continuación.

Besos

Lisístrata dijo...

He entrado y salido 10 veces lo menos. Creía q me había equivocado de página, y ya, torpe de mi! me dí cuenta q era tu casa al fijarme en los detalles (si es q no presto atención, leñe!)

Sabrosas recomendaciones literarias las de Abejita, buen catador-a quién las toma

bonito cambio! >;0]

Mª Antonia dijo...

Hola Antonio:
Fernández Álvarez es uno de mis historiadores favoritos. Anoto este libro que nos recomiendas para una futura lectura no muy lejana.
Gracias como siempre, por ameneizar el espacio.

Un saludo.

Paco Cuesta dijo...

Amigo Antonio:
Hasta que lleguemos a "pillar" el libro, buenas serán tus selecciones.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cuántas cosas debieron pasar por la cabeza de Cervantes cuando vio el libro de Avellaneda...

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.