domingo, 28 de marzo de 2010

68 años sin Miguel Hernandez



Hoy hacen 68 años de la muerte de Miguel Hernández, poeta del pueblo. Las enfermedades producto de las malas condiciones de vida impuestas en las cárceles franquistas pusieron fin a su joven vida.


Hace dos días que a Miguel Hernández se le ha devuelto la dignidad arrebatada por la dictadura franquista. En la Declaración de Reparación y Reconocimiento de Miguel aprobada por el Ministerio de Justicia, se reconoce que: “Miguel Hernández ingresó injustamente en la prisión y fue condenado a muerte en virtud de una sentencia dictada sin las debidas garantías por el ilegitimo Tribuna de Guerra”.

Ahora ya solo falta que se declare la nulidad de su condena a muerte, que sus familiares han solicitado a la Fiscalía General del Estado. Sería bueno que en el año de su centenario la dignidad de Miguel quedará totalmente restituida.

ELEGIA A RAMÓN SIJÉ

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien
tanto quería.)

. Yo quiero ser llorando el hortelano

de la tierra que ocupas y estercolas,

compañero del alma, tan temprano.

. Alimentando lluvias, caracoles

Y órganos mi dolor sin instrumento,

a las desalentadas amapolas

. daré tu corazón por alimento.

Tanto dolor se agrupa en mi costado,

que por doler me duele hasta el aliento.

. Un manotazo duro, un golpe helado,

un hachazo invisible y homicida,

un empujón brutal te ha derribado.

. No hay extensión más grande que mi herida,

lloro mi desventura y sus conjuntos

y siento más tu muerte que mi vida.

. Ando sobre rastrojos de difuntos,

y sin calor de nadie y sin consuelo

voy de mi corazón a mis asuntos.

. .Temprano levantó la muerte el vuelo,

temprano madrugó la madrugada,

temprano estás rodando por el suelo.

. No perdono a la muerte enamorada,

no perdono a la vida desatenta,

no perdono a la tierra ni a la nada.

. En mis manos levanto una tormenta

de piedras, rayos y hachas estridentes

sedienta de catástrofe y hambrienta

. Quiero escarbar la tierra con los dientes,

quiero apartar la tierra parte

a parte a dentelladas secas y calientes.

. Quiero minar la tierra hasta encontrarte

y besarte la noble calavera

y desamordazarte y regresarte

. Volverás a mi huerto y a mi higuera:

por los altos andamios de mis flores

pajareará tu alma colmenera

. de angelicales ceras y labores.

Volverás al arrullo de las rejas

de los enamorados labradores.

. Alegrarás la sombra de mis cejas,

y tu sangre se irá a cada lado

disputando tu novia y las abejas.

. Tu corazón, ya terciopelo ajado,

llama a un campo de almendras espumosas

mi avariciosa voz de enamorado.

. A las aladas almas de las rosas...

de almendro de nata te requiero,:

que tenemos que hablar de muchas cosas,

compañero del alma, compañero.

. (1 0 de enero de 1936)

12 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Yo me pregunto si Miguel Hernández hubiera aceptado esta reparación individual y parcial de su nombre.

Kety dijo...

Me uno a este homenaje.

Felipe dijo...

Hoy muchos recordamos a Miguel el gran poeta del pueblo

Asun dijo...

Vaya desde aquí también mi homenaje a Miguel Hernandez.

Besos

pancho dijo...

Qué buena labor hizo J M Serrat, he cantado la canción a medida que iba leyendo el poema, hay cosas que nunca se olvidan.

Esperemos que Joan Manuel se reponga de su dolencia y podamos seguir disfrutando de su voz cantando a Miguel Hernández. Nadie como él para apaciguar la sed de las panteras.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

El mejor homenaje, la mejor reparación: leámosle, oigámosle a través de la voz de Serrat.
Bellísima elegía

El Gaucho Santillán dijo...

Hernàndez no hubiera aceptado esta reparaciòn, de seguro.

que hombre, era èse.

saludos

Merche Pallarés dijo...

Bellísima elegía a lo que parece fue su gran amigo Ramón Sijé. He percibido--quizá tengo una mente retorcida--un toque más que de amistad, de amor... aunque poco importa, la verdad. Fué un grandísimo poeta y no mereció morir tan joven en esas pésimas condiciones. Hoy en dia supongo que sí le hubiera gustado ver su dignidad restituida. Besotes, M.

Mª Antonia dijo...

Gracias Antonio por este merecido recordatorio a Miguel Hernández. Te confieso que todavía, después de infinitas lecturas, me sigue erizando el vello la Elegía a Ramón Sijé.

Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Marcho unos dias fuera querido Antonio, vuelvo a finales de semana.

Un abrazo...!

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

demasiadas tropelías se cometieron de uno y otro lado... muchos quedarán sin ser restituido su honor. un abrazo

Pd: lejos me queda el agujero... no creas...esta semana de bares nada..en casa

Lisístrata dijo...

los malnacidos peperos de Valencia quisieron apropiárselo adulterando y falseando su entorno.

Infames hay en todos lados, aunq en unos más q en otros. Menos mal que quienes nos identificamos con Miguel dsd casi la niñez, cuando algún valiente profesor o profesora lo leía furtivamente en clase, no nos dejamos engañar.

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.