viernes, 28 de noviembre de 2008

CAPITULO XXIX DE DON QUIJOTE


Quijote: "Mira Sancho en lo que nos ha convertido el mago Merlin"

Sancho: " Que nó mi señor, que vamos de fiesta de carnaval"



CAP. XXIX de D: Quijote

El título de este capítulo es el siguiente: “ Que trata de la discreción de la hermosa Dorotea, con otras cosas de mucho gusto y pasatiempo”. Nótese la instrucción ésta última que nos da Cervantes: obra para gozar y pasar bien el tiempo. Destinada a ocupar la sección de “ocio y tiempo libre” de cualquier periódico de los actuales. O sea, que no se recomienda como libro destinado a la instrucción pública, sino para el divertimento del común de los mortales.
Metidos ya en “faena”, el cura, Cardenio, el barbero y Dorotea; traman una rocambolesca escena teatral para intentar seducir a D. Quijote y llevarlo de vuelta a casa. Sancho no se encuentra presente en este momento, por haber ido a las asperezas en busca de su amo. A su vuelta, Sancho, es embaucado con la célebre historia de la reina Micomicona, Dorotea, quien fue desalojada de su reino Micomicòn, por cierto habitado por hombres de raza negra. Su señor D. Quijote debe desfacer este agravio y enderezar el al tuerto, quien andaría torcido por ser escaso de vista. Perdón por el chiste malo.
Todos mintiendo, y disfrazados, se dirigen en busca de D. Quijote, quien, sin pensárselo dos veces, aceptó el reto de restituir a la reina Micomicona a su reino Micomicòn. Ellos le dijeron que para llegar a aquel reino primero deberían de cruzar por mitad del pueblo donde ellos vivían, por no estar aún terminadas las obras de la carretera de circunvalación, para luego girar a la derecha y tomar rumbo a Cartagena , donde embarcarían, y en un plazo de nueve años arribarían al susodicho reino.
Consumado el acto de restauración, D. Quijote podría desposarse con la reina Micomicona y alcanzar el rango de emperador, y Sancho de Gobernador, si no, de ínsula, sí, de un trozo de tierra firme africana.
La máxima preocupación de Sancho, volvemos a ver en este capítulo, es que su amo haga lo méritos suficientes para ser coronado emperador y él como mínimo gobernador. De ninguna manera quisiera verse relegados, su amo a Arzobispo, y él a triste curilla o a monaguillo catedralicio: “…a mi amo no le tome gana de ser arzobispo, que es lo que yo temo, que vuestra merced le aconseje que se case luego con esta princesa , y así quedará imposibilitado de recibir órdenes arzobispales y vendrá con facilidad a su imperio y yo al fin de mis deseos;”.

PD. Espero que me sepan disculpar el par de licencias, en forma de bromas, que me he tomado en este comentario. La segunda, la circunvalación del pueblo de D. Quijote.

Revulsivos saludos.

11 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Las bromas son ingeniosas y oportunas y confirman que éste es, sobre todo, un libro divertido. Muy acertado cómo te has fijado en el título de este capítulo.

María José dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María José dijo...

Antonio:
Creo que D. Quijote no siguió las recomendaciones del cura de asociarse a una cooperativa agrícola en Micomicón. Pues por mucho prestigio que ésta tuviera, y dado que la reina Micomicona era la presidenta, tarde o temprano vendría la crisis financiera.

Saludos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

De bromas está llena la obra, lo que ocurre es que en muchas de las ocasiones hay que mirarlas con mente de del siglo XVI...y eso nos cuesta..por lo menos a mí. Saludos

El Ente dijo...

eSTO... LO DE mERLIN No LO dIras Por mi no??? jejejje muy buenooooooooooooo si señor!!! ¿quien dice que El Quijote no es divertido??

UN ABRAZO!!!!

Merche Pallarés dijo...

Muy divertido tu análisis. Me ha gustado mucho lo de la carretera de circunvalación... Gracias por tu visita a mi blog. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

PEDRO: Gracias a tì por tan divertida e instructiva iniciativa

M. JOSÈ: claro que Sancho srìa un buen "catador" de la supuesta cooptva agrìcola; se le iba a poner cara de melòn.

MANOLO TUCCI: Cada època tiene sus particularidades. Pero El Quijote vemos que es atemporal.

ENTE: Verdad que nuestro caballero cada vez que no entiende algo le echa la culpa a los magos. Bueno, bueno....parece que tenèis algo de mago.

MERCHE: Fuë una ocurrencia de ùltima hora. Como la cosa iba divertida, pensè hacer una bromilla.

El Gaucho Santillán dijo...

Antonio, estupendo anàlisis. Y no habìa visto el fandango de Requerey. Un lujo.

Saludos, amigo

Darilea dijo...

Si no tomamos la vida a broma querido amigo, como podríamos encontrar la salida del laberinto?
Ayss muchos besitos ;-)

©hannibal dijo...

Hombre.. esos chiste ahí encajados no les van tan mal después de todo.

No te disculpes.. que la creatividad ayuda, no estropea...

saludos
hannibal

Mª Antonia dijo...

Antonio, gracias a tus análisis del Quijote, me están entrando ganas de retomarlo, después de ...taitantos años.
El humor nunca está de más.

Un abrazo.

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.