jueves, 29 de abril de 2010

Visiones del Quijote: Por Francisco Navarro Ledesma


CÓMO SE HIZO EL QUIJOTE

Don Quijote entra en su casa, cae malo, vuelve a la razón, muere. Una imponderable y grandísima pena inunda nuestro ánimo. LLoramos la muerte de Don Quijote y el renacer de Alonso Quijano el bueno. Nos apesadumbra, no tanto el que Don Quijote muera, como el que muera convencido de que antes había estado loco.
 Nos parece un nuevo engaño su desengaño, una nueva ilusión la pérdida de todas sus ilusiones: y viéndole morir y oyendo sus palabras, a las que ningunas otras igualan en grandeza y sencillez, a no ser las del Evangelio (Nota obvia y revulsiva: el hecho de que yo copie esta comparación no siginifica que la comparta), pensamos todos en nuestra muerte y recorremos nuestra vida y reconocemos nuestro error, y tememos que aún nos queden nuevos retoños de ilusiones en el alma, los cuales, con acerbo dolor nuestro, han de ser arrancados o destruidos. A este íntimo arrancamiento de todo nuestro ser que la muerte de Don Quijote nos causa, no ha llegado ningún otro escritor conocido. Aquí Homero cede, calla Dante, Goethe se esconde avergonzado en su clásico egoismo. Sölo Shakespeare puede mirar con ojos serenos esta gloria superior a las demás humanas, porque sólo él, como Cervantes, supo convertir una lágrima en sonrisa y una sonrisa en carcajada, al final, y trocar la carcajada en sonrisa y hacer que la sonrisa vuelva a ser sollozo.

Y Cervantes, luego que tal hizo, como Dios, vio que era bueno.

De la conferencia pronunciada en el Ateneo de madrid , abril, 1905, por Francisco Navarro Ledesma

Nota Revulsiva (y ya, casi "cansina"):

Tenía el texto que precede a estas palabras escrito de hace un tiempo, y como ahora "ando como ando", aprovecho para publicarlo. Con ello pretendo no olvidar del todo al Quijote.
Pues la verdad es que sí, que ando algo agobiadillo, y me sabe mal tener tanta faena atrasada; no sólo ya las visitas a los blogs de los colegas, sino incluso varios email sin contestar. Quien me lea, que me tenga un poco de paciencia.

12 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

No te preocupes, Antonio.

A veces, hay que trabajar!!!

Saludos

pancho dijo...

Nos vas guiando al final de DQ con emotivas palabras. Aún queda hueso duro de cincuentón que roer. De momento sólo tiene la cara arañada y se le enamoran las jovencitas.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Antoñito, tranqui. A veces no se puede estar en todo. Precioso lo que has escrito sobre nuestro Quijo. Yo ya he llorado mares con su final que vi en la peli que nos linkeo el SEÑOR DE LA VEGA... ¡No quiero ni pensar lo que será el final de nuestra lectura colectiva...! Besotes y vuelve cuando puedas que te estaremos esperando con los brazos abiertos, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

O sea que mucho trabajo...es sinónimo de pasta...esta vez no te libras de la invitación a bichos del salao...con vinillo de la tierra...yo pongo la boca ¿eh?... querido Antonio lo que nunca podremos obviar es que nos guste o no ciertas composiciones han tenido su tirón...y eso será por algo ¿no?... un ABRAZO

Paco Cuesta dijo...

No te olvides del Quijote ni... de nosotros.
Un abrazo

Asun dijo...

Tranquilo, que como te dice Tucci, andar hasta arriba de trabajo en cierto modo es de agradecer, y más en los tiempos que corren. Mientras tanto nosotros seguiremos quijoteando, también en la medida de nuestras posibilidades.

Besos

Myr dijo...

Qué te sea leve y te salga bene.

Che vediamo dopo, caro amico.

Myr dijo...

¡Ahhhhhh y gracias por haber pensado en nos. y habernos grabado esta conferencia en el Ateneo de Madrid!

Todo un angelito.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Navarro Ledesma es uno de los muchos pensadores del momento que se acercaron al Quijote en el tercer centenario. Moriría ese mismo año de 1905.

Abejita de la Vega dijo...

Es interesante esa reflexión de ese pensador, en el tercer centenario. Pero...no lo mates todavía, que nos queda tela que cortar.
El trabajo lo primero, ya quijotearás más tarde, que el Quijote, como libro que es, es muy paciente. Siempre espera.

Un abrazo

Mª Antonia dijo...

Querido Antonio:
Considero muy interesantes estos apuntes sobre El Quijote del profesor Navarro... y en lo que a tus habituales entradas sobre la magna obra se refiere, no te preocupes. Esperaremos hasta que te desahogues un poco de trabajo.
Un abrazo.

Cornelivs dijo...

De nuevo con vosotros, amigos y amigas. Un abrazo.

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.