viernes, 6 de noviembre de 2009

COMENTARIO AL CAP. (2) 22 DE D. QUIJOTE


Imagen del diario El Mundo por Idigoras & Pachi


Una vez ya consagradas, aunque aun, creo, no consumadas, las Bodas de Sangre “tomateras”, los desposados invitan a don Quijote y Sancho a su aldea para agasajarles con regalos de poca sustancia: que no con nutritivas viandas, que eso fue bajo los enramados de Camacho, donde “avezuela que vuela iba derecha a la cazuela”.


Antes de abandonar la casa conyugal, quiso don Quijote prevenir al pobre pero enamorado Basilio, de los peligros que corre una mujer hermosa en manos de un hombre con apuros económicos (nos basta comprobar cómo la “Jenifer” López, la loba tal Shakira, o mismamente nuestra “Pene” Cruz, chica aquí del terreno, no se emparejan con cualquier hortelano), que el dinero se impone casi siempre, por muy buen mocetón e inteligente que el hortelano sea. Don Quijote le arengó al “hortelano” Basilio en los siguientes términos:

“El pobre honrado, si es que puede ser honrado el pobre, tiene prenda en tener mujer hermosa, que, cuando se la quitan, le quitan la honra y se la matan. La mujer hermosa y honrada, cuyo marido es pobre, merece ser coronada con laureles y palmas de vencimiento y triunfo. La hermosura, por sí sola, atrae las voluntades de cuantos la miran y conocen, y como a señuelo gustoso se le abaten las águilas reales y los pájaros altaneros; pero si a la tal hermosura se le junta la necesidad y la estrecheza, también la embisten los cuervos, los milanos y las otras aves de rapiña; y la que está a tantos encuentros firme bien merece llamarse corona de su marido”.

Admirado quedó Sancho de la oratoria y facilidad de palabra (que quizás sea lo mismo) de su señor y dijo entre sí:

”Este mi amo, cuando yo hablo cosas de meollo y de sustancia suele decir que podría yo tomar un púlpito en las manos y irme por ese mundo adelante predicando lindezas; y yo digo dél que cuando comienza a enhilar sentencias y a dar consejos, no sólo puede tomar púlpito en las manos, sino dos en cada dedo…”.

Después que pasaron tres días, don Quijote y Sancho, en el domicilio de los recién casados, optaron por dejar de ser unos incordios (tres días era el límite, como vimos cuando el hospedaje en casa del Sr. de Miranda –también conocido como El Lechuga-) para no convertirse en invitados incómodos: a los recién casados hay que dejarlos varios días solos para que “desfoguen” las calores acumuladas; además, ya a don Quijote no hay quién le remueva la líbido. El pobre, ya a sus años..., con su Dulcinea imaginaria.

Pidió pues, don Quijote, al diestro licenciado, que le proporcionara un guía, pues tenía determinado visitar la famosa Cueva de Montesinos: no olvidaba Cervantes sus días felices en mi vecina ciudad de Cabra, donde vivió siendo un jovenzuelo junto a sus padres y hermanos; caprina ciudad, renombrada además de por el cabrío ganado, por su famosa y tenebrosa sima.

Le preparó el licenciado entonces, a don Quijote, un primo que le sirviera de guía. Pero resultó que el primo era “mucho más que primo”, era un tipo estrafalario y chiflado que condenaba sus horas y sus días a inservibles investigaciones; a buscar el origen de sucesos estúpidos e inútiles: escribe varios libros, uno de ellos intitulado “Metamorfóseos, o Ovidio español”, a otro le llama “Suplemento”, y en él piensa dar cuenta de cosas tan interesantes como quién fue el que tuvo el primer catarro en el mundo o quién fue el primero que se untó las pócimas para curarse la sífilis. Sancho le pregunta al primo que si sabe quién fue el primero que, quizás porque tuvo piojos, se rascaba la cabeza. Cervantes se burla irónicamente del primo diciendo que es un humanista, y que su trabajo es muy de provecho para el género humano. No hay duda de que hoy en día existen muchos individuos (y no sólo políticos) como el primo, que se dedican a la perorata tautológica o erudición inútil, con la suerte de tener a mano quien les aplauda o les “ría la gracia”.

INCISO:

Disculpad amigos que me tome la licencia de incluir una reflexión que me ha venido a la cabeza a cuento del tipo éste, llamado por Cervantes “primo”, quien pretendía según lo leído, compilar lo conocido en varias materias: Cervantes, por supuesto, lo ridiculiza, pues se basa en una erudición inútil. Pues me duele recordar, cómo Jorge Luis Borges, en su relato El Aleph, hace una velada burla al “Canto General” de Neftalí Ricardo Reyes Basoalto, alias Pablo Neruda. Según Borges, Neruda en un plis plas se despacha todos los ríos, montañas y demás elementos geográficos de América Latina: para ello Borges crea una piedra (creo que era) filosofal que, con mirarla, nos muestra toda la inmensidad del universo. Octavio Paz aplaudió la idea de Borges diciendo que el chileno gustaba de una literatura muy geográfica, y algunas lindezas más que no es bueno recordar. AY!! Los celos entre “gigantes”.

POST-INCISO O NOTA REVULSIVA:

Con los entrecomillados incisos y post-incisos, el comentario se alarga demasiado, por lo que, la semana que viene descenderemos a D. Quijote a la Cueva de Montesinos.





10 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Después del trabajo bien hecho (la lectura del Manifiesto en Priego de Córdoba) vuelves de primera y con ganas.
Así que vete cogiendo soga para bajar juntos a la cueva.

pancho dijo...

Estos anfitriones eran más pobres que Camacho, pero tampoco les faltó de nada a DQ y S en los tres días que tardaron en levantar la tienda. Tampoco quisieron hacer mucho gasto, no fuera a ser que el tirador se aburriera del todo incluido y practicara con ellos.

Al chaval de los calzoncillos asomando se le cruzan los conocimientos. Gabilondo ríe por no llorar.

Enhorabuena por pertenecer a un pueblo con una gente solidaria, que acude cuando se la necesita, también a tí y a los compañeros del Espolón por el éxito tras del trabajo bien hecho.

Un abrazo

El Gaucho Santillán dijo...

Muy bueno, como siempre, Antonio!

El aleph, no era una piedra, sino un punto del espacio donde se concentraba energìa en forma de conocimiento.

El personaje de Borges, lo encuentra en su sòtano.

Saludos

Jan Puerta dijo...

Amigo, el mejor parado... Sancho que come a sus anchas.
Yo defiendo al primo, con la reserva de no haber leído nada, pero los títulos y las materias, prometen y prometían en esa época. Creo.
Felicitarte también por lo acaecido con el manifiesto.
Un abrazo

Selma dijo...

¡A ver si nos la vamos a tener, Maese Antonio! le cito:".. que el dinero se impone casi siempre, por muy buen mocetón e inteligente que el hortelano sea".No será Vsted como nuestro Quijote, algo misógino...;-)

Ahora me pongo solemne... ¡despues de todo lo que consiguíste en Priego, una labor encomiable, la tuya, la vuestra.. nos haces una Entrada "Quijotera" buenísima!
¡Es que no paras!Pero me alegro..
Un beso, Antonio.

Cornelivs dijo...

Eres grande, Antonio...Menudo comentario, amigo.

Yo tambien voy a por soga para bajar a la cueva.

¡Un abrazo...!

Merche Pallarés dijo...

¡Qué bueno el chiste! Bajaremos todos a la cueva la semana que viene. Ya he visto el capitulito y se las trae...de largo. Voy a empezar a leerlo hoy. Besotes quijotescos, M.

Lisístrata dijo...

Buenooo, pero si me encuentro a todo el mundo con los arneses para practicar espeleología. No tendré más remedio q ir a por una soguilla manque sea.

Tu comentario, como de costumbre, divertido, original con tanto inciso aquí y allá y siempre sorprendente. Muy nutritivos e interesante tb los de tus invitad@s, Antonio.

Saludos fusivos a t@s

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

El desfogue es natural....lo que no es normal es que te "gorroneen" durante tres dias...sobre todo el Sancho que ese es más barato vestirlo que invitarlo a comer....

Pues nada..el sueño que me cuentas... ojalá fuese real..lo mismo era la excusa forzosa de reunir a un puñado de Tristes Figuras...

Saludos

Pd: la viñeta de pachi-idigoras....es genial...sobre todo en el mundillo en que me muevo...

Abejita de la Vega dijo...

Tu viñeta es genial,al menos el muchachito dice Lazarillo. Cómo anda el patio educativo...
Estoy con Selma en lo del dinero...
Los de la erudición inútil son primos porque tienen otro primo que sustenta económicamente sus bobadas.Lo malo s que, hoy en día, el primo es una diputación, un ayuntamiento...dinero público.
Has vuelto con brío, después del esfuerzo con ese Manifiesto que , tal ve, sea una gota de agua en el océano, pero son necesarias las gotas.
Los sueños sueños son.
Un abrazo

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.