viernes, 9 de octubre de 2009

CAPITULO (2) 18, DE DON QUIJOTE

Serie: "Café, copa y Quijote". Bar Mangas en Cuevas de San Marcos (Málaga).






Leyendo textos de Abejita de la Vega con retraso. ¡Gracias Abejita por tus recomendaciones, como el libro de Fernandez Alvarez!


CAP. (2) 18
Desde la primera línea de este capítulo -el epígrafe-, don Cervantes nos pone sobre aviso en relación a la dicotomía que se va a producir dentro de él: “De lo que sucedió a don Quijote en el castillo o casa del Caballero del Verde Gabán (o sea, “el lechuga” de nuevo), con otras cosas extravagantes”. Observamos cómo nos dice “castillo o casa”. Castillo para el don Quijote loco y casa para el cuerdo.
Pero es casa “ancha como de aldea”, la del sr. Miranda, con todas las dependencias que debe tener la casa de un rico labrador; por eso eché de menos las gallinas saltando sobre la mesa del comedor cuando los comensales se encontraban en plena faena, y haciendo allí mismo sus necesidades si le viniera “el apretón”, porque esto pasaba en las casas de los labradores pobres (o “probes” en revulsivo”). Eso al menos me contó mi padre: que él había visto cuando aún estaba mozuelo y acompañaba a su padre con las bestias a comprar escaña para luego alimentar a sus, ya, más higiénicas gallinas. Higiénica (limpia) era también, además de abundante y sabrosa, la comida con que agasajó la sra de Miranda, a nuestro caballero y escudero.
Y como al traductor de “esta verdadera historia”, no le pareció conveniente enumerar todos los detalles y ornamentos que contenía la casa: qué nos importa a nosotros el tipo de papel higiénico que usaban, ni la marca de colonia, de friegasuelos o friegaplatos; suponemos que éstos no compran en el Carrefour, sino en El Corte Inglés como buena familia pija que se precia.
Por ser “menudencias” que nada aportan a lo esencial del relato: , éste revulsivo comentarista hará lo propio también y pasará por alto alguna supuesta nimiedad (aunque en el ahorro se pierdan cosas de “enjundia” literaria, que el autor de este comentario no está capacitado a realizar).
Pero de lo que más maravillado quedó don Quijote de aquella casa fue del silencio que en ella reinaba. El silencio que él en su propia casa añoraba: porque no le dejaban escribir tranquilo con aquel trasiego de “varones” subiendo y bajando las escaleras (¿por qué será que al leer “subir y bajar” pensamos en actos furtivos?). Eso de que a donde él vivía le llamaran la casa de las cervantas no debería de hacerle mucha gracia; el pobre…, (pero…rico despíritu, eh!!!).
Don Diego y su hijo Lorenzo dialogan a hurtadillas sobre la extraña personalidad de nuestro caballero: a veces loco de remate, a veces el más lúcido y discreto de los hombres. Creo que fue Poe (esta vez sí, Edgar Allan) quien dijo: “la ciencia no ha dilucidado todavía si la locura es lo más sublime de la inteligencia”. Y es cierto que el mundo está necesitado de muchos Quijotes, locos que luchen contra molinos, batanes, rebaños de ovejas….que en nuestro mundo son el hambre, las enfermedades, injusticias…

Finalmente, después de exponer y dar Cervantes por boca de don Quijote repaso al perfil ideal del caballero andante –él mismo-, del perfecto labriego pijo y cristiano - don Diego de Miranda-, ahora le toca dar repaso al perfecto poeta: los demás nunca lo reconocieron en él. Pero “no problema”: Para contrarrestar esa contrariedad, Cervantes había creado ya, como hemos visto, a don Lorenzo. Total, que a los postres don Quijote pide al mozuelo bardo que recite unos versos de su repertorio. Así lo hace el retoño del “lechuga”; y tan buenos deben de ser los poemas que el muchacho lee, que le hacen a don Quijote levantar de su silla para asir la mano derecha de don Lorenzo y gritar al viento: “¡Viven los cielos donde más altos están, mancebo generoso, que sois el mejor poeta del orbe…!!.
Añadiendo a continuación el siguiente panegírico por la lectura de un soneto:
“-¡Bendito sea Dios! -dijo don Quijote habiendo oído el soneto a don Lorenzo-, que entre los infinitos poetas consumidos que hay, he visto un consumado poeta, como lo es vuesa merced, señor mío; que así me lo da a entender el artificio deste soneto.”
Constatamos cómo Cervantes no necesita abuela que lo alabe.
Al cuarto día de estar don Quijote y Sancho “gorroneando” en la casa de don Diego, deciden marcharse antes de que los pongan de patitas en la calle, qué ya está bien… pero no sin antes haber llenado Sancho las alforjas del contenido de las tinajas tobosinas.
Este comentario pertenece a la Red de Comentarios Quijostescos (en adelante R.C.Q.) dirigidos por el ilustre profesor Pedro Ojeda Escudero, desde su blog http://laacequia.blogspot.com/

21 comentarios:

Cornelivs dijo...

Estupendo comentario, amigo Antonio.

Un abrazo.

Silvi (reikijai) dijo...

...Lo tuyo si que tiene arte y estilo...Besitos.Silvi.

El Gaucho Santillán dijo...

Excelente. ciertamente, Cervantes no necesitaba una "claque" que lo alabase.

Saludos, Antonio

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Pues ya veréis cuando gorroneen a la alta aristocracia, más adelante...
Buena foto: es un lugar muy agradable para leer el Quijote. ¡Pero se te olvida comentar quién es el que te acompaña!

Selma dijo...

¡A mí por “curiosona” sí que me hubiera gustado saber de menudencias! Pero para hacerme una idea del decorado donde vivía Don Lechuga y su reducida familia y el de las escenas que presenciamos...¿No me crees? ;-)

(Y como Pedro.. Saber quién tiene la suerte de acompañarte en este lugar tan acogedor..)

Quijote se va feliz, pero Sancho!!! Después de 4 días en un Hotel-Spa le entra un desánimo que tan sólo el estómago y las alforjas llenos logran atenuar..

Lo que aplaudo además de este “suculento” Post es este deseo que emites:” que el mundo está necesitado de muchos Quijotes, locos que luchen contra molinos, batanes, rebaños de ovejas….que en nuestro mundo son el hambre, las enfermedades, injusticias…” Verdades como puños , tan pocos Quijotes y tantos Carrascos..

Besos, Antonio, y feliz Finde!!!

Carlos Alberto Arellano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Antonio, Antonio...donde se ponga una buena copita.... la lectura se hace mucho más automática...soy de costumbres muy fijas...los miércoles una vez comenzado el curso, me pongo en camino al cole de mi hijo...y mientras el ahce alguna actividad, yo "me jinco" un cafelita, copa y puro acompañado de mi Quijote uy mi bolígrafo bic...Es que en los bares se hacen maravillas....Ya te veo "embaucando" a alguien en esta aventura...en fin... !oye¡ que me gustó eso de R.C.Q, que similitud con eso de Requien ca in pace (o algo así)..saludos

Jan Puerta dijo...

Las menudencias nunca tienen importancia según dicen los que nadan en abundancia pero para mi habría sido interesante saberlas. Curiosidad masculina, supongo.
En cuanto a las fotografías, me gusta la espontaneidad de un bar, su calma y el café de máquina que tanto y tanto encuentro a faltar por estos andurriales donde transito.
Un abrazo

Lisístrata dijo...

D Miguel prodiga la sabiduría q la vida le ha dado a fuerza de cornadas a través de nuestro querido "Tirillas" al tiempo q se proyecta en aficiones y apetencias q dejan ver su noble carácter, o da pinceladas, una vez más, de su jocosidad cuando opina sobre los poemas de D. Lorenzo... A ver Antonio, verdad q no necesita abuela, jejeje, pero el amor al prójimo empieza por encariñarse con uno mismo y en tenerse en alta autoestima, y bien q lo sabía Cervantes.

Tras una época impetuosa viviendo por la utopía, propia de los más jóvenes ("quien de joven no es de izquierdas, no tiene corazón" dicen, en q El de la Triste Figura intenta desfacer cuanto entuertos encuentre en su camino, por cansancio de golpes, tanto físicos como espirituales, el agotamiento llega y con él la cordura q trae consigo la resignación ante la imposibilidad de cambiar el mundo como si de un superhombre se tratara.

Con los años, más de uno lo sabemos, llega además el gusto por envolverse de soledad y silencio, subrayado tb por nuestro héroe en la casa D. Diego (me encanta ahora mismo escuchar como el ténue "tuc tuc" del teclado salta en este silencio de madrugá mientras comento al hilo de tan buen posteador y sus seguidores-as comentaristas) y con la edad no sólo llega la sensatez, tb la agudeza mental de tener algún recurso de evadirse del mundo cuando algo a nuestro alrededor se presenta hostil: hacerse el loco, el sordo, el despistado. A esto quizá tb se le llame prudencia mezclado con un poquito de templanza, para no saltar a la yugular a alguien en un momento dado o tenerse q poner una pastillita debajo la lengua por incomodarnos con lo q vemos u oímos. ¿quién no tiene cerca o ha tenido un abuelo o abuela q oye lo q quiere? por ejemplo

Mucho percance y cicatrices llevaba el caballero andante para seguir persistiendo de continuo en su actitud demoledora de todo despropósito estando solito como estaba en tal empresa. Normal, cualquiera q se ponga, a ver cuantos asaltos aguantaba sin tirar la toalla. Puro instinto de supervivencia q nos salva.


Son casi las 3 de la madrugá, pero llegué tarde de la calle, y antes de cometar, tuve q leerlo todo, incluidos comentarios. Además me fui a por mi libro y me repasé de nuevo el capítulo para estar un poquito a la altura q merece lo q escribes sobre él. Pero bueno, lo he pasado genial y estamos de puente.

un saludo muy cordial para tod@s los de arriba, los q lleguen después y para ti, Antonio.

Merche Pallarés dijo...

Antoñito de mi "arma", me troncho con tus resúmenes. Yo, como LISISTRATA, me encanta la madrugá y, sí, me levanto muy temprano a veces a las 04:00 y otras, cuando es MUY tarde, a las 07:00. Me encanta el silencio que me arropa a esas horas. Visitar vuestros blogs, escribir en el mio... Como las gallinas que mencionas, soy como ellas (no de subirme en la mesa del comedor) sino en acostarme temprano y despertar antes del alba. Una gozada. Muchos besotes quijotescos, M.

pancho dijo...

Me encanta cómo relacionas el silencio de casa de Doña Cristina con el que C echa en falta en su casa. El silenco y la soledad son imprescindibles para crear, aunque una buena compañía también es compatible y no obstáculo sino acicate para la creación.

DQ sólo aguantó cuatro días de silencio cartujano.

Que las gallinas se quedaban en el corral. Si no andabas listo se escapaban a la calle y había que andar corriendo detrás de ellas para llevarlas al redil. Eran la mejor maquinaria que se ha inventado de reciclaje y compostaje; se lo comían todo. Todo les sentaba bien, sin problema de indisposiciones.

Estupendo comentario de todo lo relevante del capítulo.

Antonio Aguilera dijo...

Gracias amigos por vuestra palabras. Ahora no puedo contestaros aquì por falta de tiempo. Pero lo harè mañana.

EL MOZO QUE ME ACOMPAÑA EN LA FOTO ES ÒSCAR, MI COLEGA Y COEDITOR DE ESPOLÒN.
JUNTOS RECORREMOS LOS CAMINOS DE VANDALIA, EN LA BUSCA Y CAPTURA DE LA HABICHUELA QUE LLEVARNOS A LA BOCA

Antonio Aguilera dijo...

CORNELIVS: gracias amigo

SILVI: Esto sólo son algunas ocurrencias, pero escritas con pasión. Besitos

GAUCHO: Eso mi Gaucho, basta tener subordinados comprados.

PEDRO: Ya se le olvidó a don Quijote lo que dijo en la Peña Pobre, que no comería pan a manteles. Buen lugar para almorzar en compañía de Óscar.

SELMA: Sí, no quiso Cervantes explayarnos con las curiosidades de la casa. Las mujeres sois más detallistas, por eso será tu curiosidad. La casa de don Lechuga sería de lujo. Es verdad que necesitamos mas Quijotes y menos carrascos; estamos al revés. Besos, amazona!!

CARLOS ALBERTO: Las gallinas buscan su pienso donde se les permita….invaden territorios. La historia de tu pollito mendocino es fantástica, seguro que fue una entrañable mascota. Deduzco que “pija” en Argentina no significa igual que en España.
Debo buscar la biografía de Ray Kurzweil, para ver en qué consiste su cordura y si es un gran quijote. Gracias amigo. Saludos.

MANOLO TUCCI: tienes razón en lo de la “cafelita” y copa en un buen bar (el puro lo dejé hace varios años. La copa de licor de mora sin alcohol. Ahora soy muy aburrido, no canto ni ná), hay que aprovechar minuto que se presente. Poder de embaucar tengo poco, Óscar lee La acequia y el Quijote, aunque no intervenga. R. C. Q.; lo que tu dices suena a muerto jajaja. Saludos

JAN: Es verdad que Cervantes nos pone cualquier excusa para no describirnos algunas cosas. Lo mío por el café y Quijote es cosa profesional; por mi trabajo nómada. Abrazo amigo.

LISISTRATA: Sí querida Lisis, don Quijote es un pretexto de Cervantes para expresar sus ideas. Las locuras de don Quijote, argucias para no aburrir al lector. La poesía era una de las frustraciones del Manco de Lepanto; por ello, no cesa de incluir poemas en la obra, haciendo encomiables loas al género. Agradezco que destines tiempo de la madrugada en visitarme, es mucho honor . Tendrás que abrir blog algún día para que te tengamos localizada, y viertas parte de esa sabiduría que dejas en tus comentarios. Gracias por tu benevolencia. Un beso.

MERCHE: El día que no te gusten me deprimiré. Habrá que esforzarse para no defraudar. Tú murcielaga como Lisistrata, no?. Pero cómo podrá uno acostarse tarde y levantarse temprano??. Me duelen los huesos de pensarlo. El alba nos purifica el cerebro y agudiza el ingenio. Muchos besotes.

Antonio Aguilera dijo...

PANCHO: El caballero de nuestras ilusiones gustaba del silencio cual cartujano. En casa las cervantas no le darìan mucha paz.
Las gallinas bien alimentadas nos dan muchos òvulos. Saludos.

Kety dijo...

Cervantes aprovecha en este capítulo para sacarse esa espinita por el poco reconocimiento que tiene de su poesía.
Me gusta tu forma irónica de desmenuzar cada capítulo.
Un abrazo

Steki dijo...

Paso rauda con un touch & go porque estoy trabajando! Shhhh...
Beso grande para ti, amigo!
STEKI.

Lisístrata dijo...

Ya te dije en cierta ocasión de mi carácter nómada, saltagraíllas, heterodoxo, informal (no se si por pereza o por genética o por ambas cosas a la vez o de forma laternada según sople el viento) Ya hice en su momento un blog, allá por el año 2006, tuve q cerrar porq tras haber posteado dos veces con mucha ímpetu, las telarañas lo inundaron todo. Así pues, lo cerré. Se necesita mucha disciplina y un poco de rigor para mantener un blog abierto y yo soy una indisciplinada del 15 y desordenada del 30 (necesito 40 secretarios, y q ninguno sea tonto, para poner orden en mis papeles si no llego a perderlos)

Y con lo bien q se está aquí con papel y tinta a raudales, pa q voy a gastar más por otro "lao" con lo "achuchá" q está la "vía"? ejjeje

Antonio, q me pones colorá, hijo! pa benebolencia y sabiduría la tuya. Yo la q poseo es a golpe de corazón, intuición, y "cornás en la trinchera", vamos por vieja, más q por diablo (lo de diabla suena "fatá"), como se suele decir.



un abrazo antonio >;o]

Abejita de la Vega dijo...

¡Hola Antonio!
Qué ilusión me hace que este animalillo himenóptero esté presente en Cuevas de San Marcos.Lo de Abejita Zumm me ha encantado.Un saludo para el de la foto.
Lo de las gallinas en casa no tiene nada de raro.Recuerdo , en mi niñez de los sesenta,que las gallinas pueblerinas y burgalesas salían y entraban en las casas libremente. te las encontrabas por las calles, por la carretera...Mi imagen favorita era la de la gallina seguida de sus amarillos pollitos.Yo vivía en ciudad y eso me fascinaba.También me has traído a la memoria las casas descritas en las novelas de García Márquez...con gallinas dentro,claro.
Pobre Cervantes, cómo echaba de menos el silencio. Las pobres cervantas trajinando en su taller de camisería y los clientes qué guerra daban...
Ya veo que lo de "pijo" en Argentina significa otra cosa.El del Verde Gabán es un pijo, con pija familia.En Madrid, hay una zona con dialecto pijo y todo(Serrano, Goya, Velázquez).Hablan castellano como si tuvieran una patata en la boca.
Menos mal que no has empleado el, para nosotros inocente, verbo coger.
También te fijas en que Cervantes, el consumado poeta, no tiene abuela...da la impresión de que se refiere a si mismo, sí.
Un abrazo de doña Cristina, digo de la abejita...

Antonio Aguilera dijo...

KETY: Si la cosa es que el "chico" no era mal poeta, pero ante los monstruos contemporàneos...claro.Abrazo.

STEKY: Estoy enamorado de esa mirada: pero sòlo te vi un ojo...Besos.

LISISTRATA: Indisciplinada del 15, y desordeanda del 30: no lo entendì
Secretarios hoy en dìa son muy precisos, tantos papeles que arreglar...Beso

Pues sì, ABEJITA: Preferìa tu compañìa tomando el cafè que la de unas moscas "pegajosas" que pululaban por allà.
Es cierto que leìa un comentario tuyo del Quijote. El amigo es Òscar, coeditor de Espolòn. Los pijos de esos barrios que mencionas, hablan asì jajaj; vya como la niña de la Preysler y Cìa de horteras. A sus pies doña Cristina.

Lisístrata dijo...

Añadir "del 15" es una expresión del argot de algunos jóvenes q indican con el guarismo por encima del 10 (q sería nota máxima, una exageración de aquello q se menciona. Luego, una servidora, q hace gala de ser andaluza (exagerados ellos, los andaluces, a más no poder), pues hiperboliza aún más el numerito doblándolo en su siguiente definición, así me autodenominé, persisto, "despistada del 15" y "desordenada del 30".
mañana a trabajar, espero q el curre no sea del 15 y lleguemos a casa demasiado cansados.

un abrazo >;o]

El Gaucho Santillán dijo...

Antonio, ya puse lo del Generalìsimo (se me hizo largo, va en dos partes)

Me gustarìa tu opiniòn.

Saludos

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.