viernes, 11 de septiembre de 2009

CAPITULO (2) 14, DE DON QUIJOTE



Nuestro "membrillo" hidalgo don Quijote, reclama aún hoy en día, a su inseparable "queso" Rocinante.






Y nuestro buen queso "Rocinante" nos indica que tiene un queso adaptado para economías más "endebles", el "Rucio" de Rocinante.

Gentileza de nuestro amigo Tomás, quien nos "echa" los bocatas de diáfano salchichón.

CAP. (2) 14

(De cómo el bachiller Sansón Carrasco fue a por lana y volvió trasquilado)

Le va contando el Caballero del Bosque, Selva o espejos, a nuestro don Quijote, cómo su Sra. De Vandalia por nombre Casilda, que deriva en Casildea, es una chica voluble, caprichosa y “voltaria”, cual Giralda: giganta de Sevilla a la que hubo de vencer junto a las moles de los Toros de Guisando. Trabajos, todos éstos, fruto del capricho –como ha quedado dicho- de la suya tornadiza (gracias Óscar por el adjetivo) señora, paisana de un revulsivo servidor, de deAl.Andalus ( y de ustedes), tierra que fue ocupada un tiempo, al igual que una porción de la morería, por los (no tienen por qué ser) incivilizados vándalos.

Vencidos y humillados la “voltaria” y los “megalitotauros”, le continúa narrando el de la “Jungla”, Selva o Bosque, a don Quijote, que tuvo que descender hasta los mismísimos intestinos del infierno, por un orificio (se ignora si es el superior o el inferior) que hace de puerta, o tal vez, de salida de emergencia del averno mundo: La Sima de Cabra.

Les contaré, que la teoría más aceptada geológicamente hablando, es la de que la citada sima sirve (o mejor dicho, servía) de aliviadero o desagüe a las aguas estancadas en el podge de la Sierra de Cabra, más conocido por La Nava de cabra: inmensa, húmeda y ovejuna extensión, que este revulsivo ha recorrido infinidad de veces a causa de sus “hercúleos trabajos” pecuarios, consistentes en la “caza y captura” del escurridizo pastor serrano.
Quizás nuestro hidalgo tuvo algún pariente en Cabra. Además estuvo recaudando impuestos por la zona y residiendo en Castro del Río, ciudad a unos 20 Km de Cabra (otros 25 hay de Cabra a Priego, residencia de este revulsivo) .

Parece ser que la citada sima se ha usado durante tiempo como vertedero, llegando incluso a arrojarse una acuñación completa de dinero que se manufacturó defectuosamente.
Concluye el del Bosque la charla , que le está pegando a don Quijote, asegurándole que él es el más valiente y enamorado caballero del orbe. Y que de lo que más se precia y ufana es de haber vencido al famoso caballero don Quijote de la Mancha, quien tiene por dama de sus pensamientos a una tal Dulcinea del Toboso, más conocida por Aldonza Lorenzo, la número uno en cribar trigo. Porque en vencido este manchego caballero, vencidos están todos los que del mundo son andantes caballeros. Esto conlleva, que su mundial fama y fuerza son transferidas al sin igual Caballero de las Frondosidades o de los Espejos. Pues: “y tanto el vencedor es más honrado, cuanto más el vencido reputado”.

No acepta don Quijote el bulo que le cuenta el del Bosque, a no ser que, el derrotado que cita, estuviese encantado y con su peculiar cara: “y diciendo esto, se levantó en pie y se empuñó la espada”. El caballero de la Verdura, acepta el reto: “el que una vez, señor don Quijote pudo venceros transformado, bien podrá tener esperanza de rendiros en vuestro propio ser”.
Aplazan el duelo hasta que amanezca, pues de noche sólo merodean malhechores; van en busca de sus escuderos, quienes roncan a pierna suelta. Les mandan iniciar el protocolo del enfrentamiento. El escudero del de las “yerbas” dice a Sancho que ellos también han de luchar. Sancho le responde que de ninguna manera él puede pegar a nadie en frío, sin motivos; el de los vegetales añade que no se preocupara por esa menudencia, que él mismo le arrearía un par de guantazos y le haría entrar en calor. Pobre Sancho, ya se ve con los ojos morados.

Finalmente se libra Sancho, milagrosamente, de la contienda con su colega. Y son los dos caballeros los que montan sobre sus respectivos rocines, jumentos éstos que nunca habían dado más de cuatro pasos al galope, y no es por lo que les pesaba el cuerpo, que era bastante liviano, casi diáfano (como las rodajas de salchichón que me pone mi tendero en el bocadillo), sino más bien pareciese que les pesara el alma, ya que por comer poco estaban mayormente metafísicos ( leyendo también a Platón con el ornitorrinco).

De aquel lance, por veleidades del destino, sale don Quijote victorioso. Sancho no baja del alcornoque hasta que no ve al de la Floresta en el suelo, y con inusual ensañamiento le dice a su señor que le meta la espada por la boca. Situación ésta atípica en nuestro escudero, de quien dijera Unamuno: “¡Ah Sancho, Sancho, y cuán bien se aviene tu impiadosa crueldad de ahora con tu cobardía de antes!”.

Como lema de este capítulo podríamos elegir la significativa frase de Unamuno:
“Pues no hay sino hacerse el loco para reducir a cordura a los que lo son de veras” .

Revulsiva nota:
Este revulsivo comentario pertenece a la Red de Comentarios Quijotescos, que desde su blog La Acequia dirige (el ausente del síndrome postvacacional) nuestro querido profesor Pedro Ojeda Escudero.

13 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No creas, querido Antonio, que no me afecta el síndrome postvacional, pero lo disimulo...
De tu comentario me gusta todo, hasta el título. Y ya he visto cómo te has dado por aludido con la sima de Cabra. ¿Vertedero de dinero? Parece la Banca en tiempos de crisis.

Pan Casero dijo...

Me gustaron mucho las tres fotos que acompañan a esta entrada. En serio. Son muy buenas. Llaman mucho la atención. Si tuviera una cámara digital, me encantaría recorrer la ciudad en busca de imágenes curiosas para publicarlas en mi blog. Sí, eso sería muy bueno. Saludos.

Selma dijo...

¡Impagable, Antonio!Te estás superando, día a día y es con impaciencia que espero estos Revulsivos "quijoteros"tuyos.. ¡Qué buen ratos me haces pasar!

Al Caballero de los espejos has conseguido encontrarle todos los títulos de todas (¿todas?) las hierbas habidas y por haber, de las verduras hasta de todas las selvas...

A este amigo tuyo, Tomás, díle de mi parte que muy bien todo, pero que sea más generoso a la hora de cortar el salchichón...

Despues de comer algas, arroz y pulpo crudo.. no sabes como agradezco este queso con membrillo, ¡no tiene color! Donde esten los productos de nuestra Tierra...con el caldo que sea...;-)
Y con una filosófica sobremesa...

Besos, Antonio.. À bientôt!

El Gaucho Santillán dijo...

Interesante como siempre, Antonio.

Saludos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

amigo Antonio, a punto estuve de hacer una semblanza con "el verdil"...es que no se la razón de cambiarle tato el nombre...algo alusivo a nuestro Quijote...seguro...las fotos ja ja...el membrillo lo conocia..no así el queso....ya parecemos japos a la caza de la imagen quijotera...saludos

pancho dijo...

El probe autóctono que tiene subalternos soplándole adjetivos y montando fotos. Vamos a tener que dividir las ganancias por tres.

Qué bien pegan las dos citas del otro D Miguel, salmantino de adopción y vasco recio.

Bien vistas todas las aristas, en clave de humor, de todos los elementos claves del capítulo. Como estoy seguro que diría nuestro superprofe.

Kety dijo...

Digo lo que Manuel de la Rosa -Tucci...- . Esta lectura nos está haciendo adictos a las fotos, lo que no ocurre con otros libros. ¿Por qué será?

Al margen de todo, geniales las fotos y los comentarios.

Cornelivs dijo...

Estupenda e inteligente entrada, amigo Antonio, propia de tu ya conocido buen hacer.

Un fuerte abrazo...!

Merche Pallarés dijo...

Ay, Antonio, me he reido un montón como siempre... ¡Todos los floripondios que le has encasquetado al caballero! Las fotos del membrillo "El Quijote" con queso mejor y luego sacas al queso "Rocinante"... ¡Qué gracia! Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

PEDRO: muy bien disimulado, no se notan secuelas. La banca y los banqueros, a la Sima de Cabra los arrojaremos.

PAN CASERO: Me regalaron la digital en Navidad y he empezado ahora a usarla.
Salir en Buenos Aires a la caza y captura de buenas imágenes tiene que ser un lujo. Saludos muchacho-

SELMA: Gracias a ti por levantar el ánimo a tus circunstantes. No sé qué hacer ahora con tanta “yerba”: quizás compre una chevre para tener “fromage du jour” (quiero decir fresco, no sé…). Besos (à bientôt) al viento…pero que lleguen.

GAUCHO: Debo de ir a leer tu nuevo soneto, y darle saludos “a ella”. Gracias amigo

MANOLO: Cervantes le puso tres nombres al del Bosque y pensé en seguirle el juego.
El menbrillo con queso…”sabe a beso”, decía mi madre. Saludos amigo

PANCHO: Pues como dividamos los ingresos entre tres no tendremos ni para pipas.
Uno, como decía Ortega, no lo es sólo, ya sabes…con sus circunstancias: Ojito y Óscar son las mías. Tu “cuasi” paisano de Unamuno es verdad que tiene muy buenas citas sobre El Quijote: eché mano de su Vida de don Quijote y Sancho. Gracias amigo.

KETY: El jefe Pedro nos acostumbró a la “iconografía quijotesca” como él la llama.
Gracias por tus palabras.

CORNELIVS: Me tomo a veces, la lectura, medio en broma medio en serio. Pero nunca muy sesudamente. Un abrazo amigo

MERCHE: El día que no te rías un poco con mi comentario me retiro de participar: habré fracasado. No dejes de probar el queso con membrillo…..y no pensemos en las calorías. Besote querida

Merche Pallarés dijo...

¡Ya lo he probado y me encanta! Placer de los dioses, mi querido... Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Pequeños placeres de la vida, querida MERCHE.

Abejita de la Vega dijo...

Al ver tus imágenes, me pongo a buscar en Google el "membrillo" Don Quijote, el de Puente Genil de toda la vida.El empresario comenta que el nombre viene de la alusión al membrillo que existe en el Quijote. Lo veremos más adelante, cuando Sancho se enfrenta a un médico que no le deja comer casi nada, pero sí le permite el membrillo porque "asienta el estómago".
Todos los quesos casan bien con el membrillo cordobés. Tiene gracia que el queso Rucio sea más barato que Rocinante, división clasista...
¿El podge egabrense? Voy a buscarlo al google.Interesante.
Tu entrada nteresante y divertida como siempre, pero no te adelantes al mini capítulo, malandrín.
Un abrazo

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.