viernes, 21 de agosto de 2009

CAPITULO (2) 11, DE DON QUIJOTE

Las chicas asiduas a La Acequia, Abejita de la Vega, Selma ,Merche y otras amigas, no abandonan las clases sobre el Quijote, que les imparte nuestro "cachas" profesor Pedro Ojeda... junto a nuestros queridos colegas Quijote y Sancho, que las esperaban en esta fresquita playa barcelonesa, final de la ruta quijotesca.
CAP. (2) 11

“…porque desde muchacho fui aficionado a la carátula, y en mi mocedad se me iban los ojos tras la farándula.”
No sólo Cervantes inaugura, con las aventuras de don Quijote, la forma de hacer novela moderna, sino que también es pionero en la redacción del libro de memorias: la frase anteriormente entrecomillada es buena muestra de ello. Porque, para escribir un real (no de monarca) libro de memorias, lo que hay que tener es, precisamente, buena memoria, como Cervantes la tiene. Sentiría algo de pudor el hombre, y por eso no tituló su libro.“Las aventuras de don Quijote y las desventuras de don Miguel, de La Mancha y cercanías”.

Una vez hecha las precisas observaciones sobre el I más D más I (este teclado carece del signo “más”), o sea, sobre Investigación, Desarrollo e Innovación literaria que Cervantes practicó con notable éxito, entraremos a saco con el cap. que nos ocupa.

Pues ahí que va don Quijote, todo pensativo y melancólico, sin fuerza moral para asumir la tomadura de pelo que le han hecho los encantadores: le han trocado su delicada y suave Dulcinea, por una labriega fea, carirredonda, chata…, y para más escarnio de su caballeresco espíritu, también halitosa y con verrugas germinadas (con pelambreras) como trompos en el labio, y en el equidistante que cubre la falda.
Sancho le dice a su Sr. que despabile, y que salga de ese Valle de Babia en el que mentalmente está inmerso, “comiendo gachas con los pastores”.
Y le recuerda que “las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias”.

Cambiando de tercio, Sancho refiere a Sr., que cómo han de encontrar y reconocer los vencidos por su brazo a Dulcinea, para postrarse a sus pies y dar cuenta de la invencibilidad (que no imbecilidad, calificativo con numerosos pretendientes en este mundo) del brazo de marras y del amor que él le profesa: “¿adónde la ha de hallar este pobre gigante, o este pobre y mísero caballero vencido? Paréceme que los veo andar por El Toboso hechos unos bausanes, buscando a mi señora Dulcinea…”.
Don Quijote le da a su escudero una respuesta cabal, ante semejante contrariedad presentada: remitiría a los vencidos con una carta certificada con su correspondiente acuse de recibo, el cual debería de serle retornado por el derrotado con la original firma de la señora de sus sueños, que lo más seguro es que sea un manchurrón de la huella dactilar, por la pringue del torrezno que comía desaforadamente en aquel momento.

Resueltas estas menudencias, nuestra insigne pareja avista que le viene de frente por su mismo camino, pero en sentido contrario porque no es dirección única ni autovía aquella vía sin autos, una carreta cargada de cómicos, que a algún pueblo se dirigen para divertir a la gente. Y el resto de lo sucedido con los comediantes se puede leer en el cap (2) 11 del libro de don Quijote y don Miguel de La Mancha y cercanías, porque este revulsivo ya llega tarde a su currelo.

17 comentarios:

pancho dijo...

Si a DQ le gustaba la farándula de mozo joven, a los demás se nos van los ojos detrás de tanto cuerpazo, aunque ya ni seamos mozos y la juventud pasara a mejor vida.

Cuántos libros y ríos de tinta se habrían ahorrado si Cervantes hubiera tenido la lucidez de habernos dejado unas memorias. Material tenía más que de sobra.

Das en el clavo con las verrugas germinadas y el pringue del torresno. Seguro que las huellas son más difíciles de borrar que las que ponen en Afganistán para certificar la votación.

El Gaucho Santillán dijo...

Delicioso, Antonio. Que fìsico tiene el Quijote!!!

Abejita de la Vega dijo...

¡Antonio, este Ojito es genial!
En la playa, con bikini, con un tipito estupendo, graciaaas.
Y , a la orilla del mar, con el martín de Riquer en la mano, geniaaaaal.
Me guardo la imagen que, en mi blog, como gadget, quedará estupendaaa.
Sor Austringliana está escandalizada...
Besos a los dos

Jan Puerta dijo...

¡Menuda imagen! ¡Menudos cuerpos!
Buen análisis.
Un abrazo

Selma dijo...

Me fascina el modo que tiene Pedro de "supervisar" a Abejita..

¡Muy logrado este montaje de Ojito! ¿Qué digo? ¡¡¡No es un montaje, somos así, con estos cuerpos 10!!! ¿Verdad, Niñas?

Y Antonio, no me creo lo de las prisas para ir al curro! Has huído... jaja.

Como siempre perfecta y amena tu literatura Revulsiva..

Besitos, muchos y algo pringosos... por la crema solar!

Como Abejita, la guardo, en mi archivo secreto ..GRACIAS. ;-)

Merche Pallarés dijo...

Menos mal ¡que no nos has sacado en topless! o en pelota picada... ya puestas... MUY BUENO el montaje. Gracias Ojito, además a mi me has sacado muy maciza (que no es el caso, como comprenderás).
Como siempre, me he reido mucho con tu análisis sobre todo con el título que le das al novelón. Tambien me ha gustado lo de la "imbecilidad, calificativo con numerosos pretendientes en este mundo". ¡Qué razón tienes! Muchos besotes desde el borde de la playa, M.

Merche Pallarés dijo...

¡Ah! y menudos abdominales tienen nuestro profe, don Quijo y Sancho. Ansar debe estar que trina...¡Muerto de envidia! Besotes de nuevo, M.

Antonio Aguilera dijo...

Celebro y me río a carcajada picá que os haya gustado el montaje de Ojito; él es un héroe de la imagen.

Hoy estoy algo mosqueado porque mi hijo mayor, el de 24 años, ayer recien montado el comentario al cap. del Quijote (y menos mal que dio tiempo)se cargó el cable del teléfono que entra a la oficina (sin aire acondicinado)con una carretilla elevadora. ¡Y ME HA DEJADO EN FIN DE SEMANA SIN INTERNET!;que es cuando puedo visitaros de tranqui.

Espero que el lunes me lo arreglen temprano.

Gracias y besos y abrazos revulsivos.

Antonio Aguilera dijo...

Olvidé deciros que estoy en un ciber-niños chillones, claro.

Selma dijo...

Ay Antonio!!
Te imagino rodeado de niños jugando a matar lo que se mueva... en pantalla..
Sobre todo, ARREGLA TU CONEXIÓN!!!
Nos nos dejes muchos días sin tu presencia.

Besos "Findesemaneros"
Te esperamos en la playa.. ;-)

Abejita de la Vega dijo...

Yo aprendí a utilizar el ordenador hace ocho años, en una academia veraniega, rodeada de mocosos que se reían de mí por mi ignorancia informáticainformática. Así que lo de los niños ciber chillones, me lo imagino.
Muy bien lo que dice Selma de nuestro cuerpo serrano...Y Pedro me supervisa, sí.
Como siempre, tu comentario tiene chispa.Me quedo con esto:" verrugas germinadas (con pelambreras) como trompos en el labio, y en el equidistante que cubre la falda"
Un abrazo quijotesco para ti y para Ojito.

Silvi (reikijai) dijo...

Antonio,recién me estoy poniendo al día con las visitas a los blog.
Por poco,me pierdo esta entrada.la foto esta genial,pero falto yo con el pingüino;aca hace un frio terrible.Jajajjajaja.Besitos Silvi.

Myr dijo...

Interesante perspectiva playera....

Me pregunto dónde estaría yo???? quizás practicando buceo mientras estas bellezas exhiben sus majestuosos cuerpos?????

Saludos veraniegos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Eso no, faltar al trabajo, no, según cómo está. Qué foto, qué foto. ¡Todos a la playa!

Petronilo dijo...

¡¡¡JAJAJA!!!! ¡¡¡GENIAL EL COLLAGE!!! ¿Será de Ojito, será?

Cornelivs dijo...

Un abrazo, querido Antonio...!

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Yo es fui al chiringuito a por unas birritas...vaya con la fotillo...un abrazo (ya de vuelta amigo)

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.