miércoles, 8 de abril de 2009

CAPITULO XLVIII DE DON QUIJOTE

Literatura "tóxica" !! NO LEER, SI NO VA ACOMPAÑADO DE UN ESCRITOR ... !!

Cap. (1) 48

Continúan en este capítulo, el cura y el canónigo, la plática que ya iniciaran en el cap. anterior. El cura está totalmente de acuerdo en lo expuesto por el canónigo, sobre la falta de calidad y rigor histórico en los libros de caballería. El canónigo declara haber escrito unas cien hojas en la línea de estos chapuceros libros; pero tras haber reflexionado y caído en la cuenta de que sus lectores pertenecerían al vulgo necio, decidió no continuarla.

Después de exponer sus respectivos puntos de vista, en cuanto a lo que a libros de caballería se refiere, los dos clérigos, inician una disección a las comedias de entonces. Coinciden (parece que hubieran estudiado en el mismo seminario. Un servidor en  San Pelagio de Córdoba, no divulgar)  en que gran parte de las comedias son auténticos disparates, pero que suelen tener muchos adeptos porque los autores se atienen al ridículo gusto del vulgo.

Pone el Sr. de Saavedra, a continuación, en boca del canónigo un enjundioso discurso, en el que vemos a las claras el profundo conocimiento que el Sr. don Miguel posee sobre el género literario llamado teatro; en el que él tampoco (al igual que en la poesía) pudo ser un lumbreras. Sí lo fue, y él lo reconoce, un coetáneo suyo, de quién dice: “…muchas e infinitas comedias que ha compuesto un felicísimo ingenio de estos reinos….”. Podemos comprobar, como nuestro manco autor, no envidia a don Lope de Vega. Muy al contrario: lo admira y lo ensalza.

Podemos constatar, no libres de indignación, cómo gran parte de la cultura está en manos de bellacos villanos (que dijera nuestro santo Sr. don Quijote). Ya Cervantes ha dado repaso, en este cap. y en el anterior, a la literatura y teatro “basura” (cual fondos tóxicos que nos han llevado a la actual situación de debacle económica) que ya se escribía y representaba en el S. XVI y XVII. Aunque la época se viera salvada por él mismo, Calderón, Lope, Gracián y otros grandes.

Pero volvamos al estercolero: Ya dije en mi comentario al cap. anterior, cómo Fernando Savater decía que estaba hasta la coronilla de tanto pilárico, sabanístico, templario y milagroso libro. Somos muchos los que le acompañamos en esta opinión. Y Cervantes, hace cuatro siglos, le daba a esto una explicación: “ ..han hecho mercadería vendible, dicen, y dicen verdad, que los representantes no se las comprarían si no fuesen de aquel jaez; y así el poeta procura acomodarse con lo que el representante que le ha de pagar su obra le pide.”

La explicación que daba Cervantes sigue tan vigente, como que el agua al tocarla aún moja. Los grandes grupos editoriales, la feria de Frankfurt etc corrompen el género literario para poder ofrecer “carnaza fresca a sus fieras”. Siempre ha pasado, y continuará pasando por los siglos de los siglos…..si nuestro Santo Sr. don Quijote no le pone remedio antes.

Hoy tocó la crítica al teatro.¿¿ No son, sino los archifamosos e hiperrecaudatorios musicales de moda, los que arrastran a la “masa” a llenar “hasta la bola” los palcos de los solemnes teatros??. 

Cervantes propone crear la figura de un censor en la corte, pero esto nos trae malos recuerdos de dictaduras pasadas. Pero, quizás, ya que disponemos de tanto genio informático y científico, se pudiera crear una máquina- filtro por donde hubiera que pasar cada obra antes de lanzarla al mercado. El problema radicaría en: ¿quién establecería los cánones que regirían el funcionamiento de esta máquina?. Todo lo han de manejar los hombres, en consecuencia, todo quedará corrompido.

 

Revulsiva Nota:

          Por falta de tiempo, no puedo abordar el ingenioso final de este capítulo. La semana que viene lo tendré en cuenta.                                                         Continúo sin conexión a Internet;  daré el texto a Ojito para que se lo lleve en su “pendrait”. Si abren los ciber-niños-chillones, haré como esta semana, leeré lo publicado por los paseantes desde tan chillón lugar. Y pido que me disculpen por no poder intervenir en los comentarios.

Mercí beaucoup, feliz navidad.

R. Nota (2):

Este revulsivo comentario forma parte del club de lectura-locura colectiva sobre El Quijote, que desde su blog La Acequia nos dirige y mima nuestro querido ( y muy griposo) profesor Pedro Ojeda Escudero (pariente de Sancho, por lo que al apellido respecta).


9 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Me encanta el análisis que has hecho de este capítulo! (Bueno, me encantan todos, como tu bien sabes) el cual aún no he comentado en "La Acequia" porque, noblesse oblige, siempre espero al análisis de nuestro insígne aunque griposo profe (mira que se lo tengo dicho que se tome una aspirina cada cuatro horas...) Don PEDRO OJEDA ESCUDERO(seguro que uno de sus antepasados fue Sancho, como tu bien dices...). Pero ya que tu has roto la lanza, opinando antes de tiempo, voy a hacer lo mismo y dejarle mi opinión en el e-mail (para que no se borre). Muchos besotes y que pronto tengas tu nuevo ordenador y no estar en ese ciber-café rodeado de adolescentes chillones, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No sé si Sancho, Quijote o Cervantes... pero aquí estoy. Muy acertado el comentario. Me gusta, especialmente, el enlace entre la literatura de tiempos de Cervantes y la que hoy barrería un buen Quijote...
¡Que los hados de Internet os sean favorables!

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

un poco de respeto...esos librillos que pones en la foto me los he leido todos...y mira mucha calidad tener no tendrán...pero entretienen un montón (tu también los has leido malandrín¡¡¡) saludos

Abejita de la Vega dijo...

Ese de la lápida no lo conozco, pero los demás...pueeees sí los he leído y como Manuel me han entretenido.
El cura y el canónigo han ido al mismo seminario y tú... aprendiste un montóoooon en ese que dices ¡Malandrín!
Un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Queridos amigos, estos de las naranjas, o sea los de Orange, me tienen aún sin conexión a Internet.

Espero la monten ya esta semana.

Estoy ya cansado de ciber-niños-chillones, y de vacaciones que siguen hoy.

Antonio Aguilera dijo...

MERCHE; Efectivamente, nuestro Pedro tiene bastante de Sancho, pero también de Quijote. Pero mucho, mucho.

PEDRO:Ves profe, aquí al pié del cañón. En semana santa y sin internet: esto se merece un notable harto alto jajaja

MANOLO: Gracias a un buen amigo que me rescató de las garras de este tipo de libros hace ya 31 años de nada, tengo la suerte de no leerlos. Me atengo al Canon del Sr. Bloon, o a los amigos Muñoz Molina; Javier Marías; Juan Goytisolo etc. Ellos me indican a quien debo leer para no intoxicar mis neuronas.
ABEJITA:
a VECES LO IMORTANTE ES ENTRETENERSE, O DIVERTIRSE.
Pero creo que hay diferencia entre El Quijote y los esotéricos esos no??

ANTONIO AGUILERA: Qúe me cuantas de naranjas y limones??.
Si no tienes Intrnet teaguantas.
La cara de este tipo me suena, se le parece al del espejo de mi casa. Stá en tós laos el joio

Abejita de la Vega dijo...

Lo importante, si se leen esos libros tipo Código, es mantener el espíritu crítico y acudir a la Historia de verdad,al mismo tiempo.Así lo hice yo con el tocho "Un mundo sin fin"...
Se pueden leer para pasar el rato, como antes se leía, por ejemplo a Agatha Christie.Desde luego, mejor leer el Quijote y escribir sobre él que implica todavía más esfuerzo...
Un abrazo

Silvia_D dijo...

No me hables de niños que ufffffffff!! hoy no pones fotos mías? me voy triste so canalla jajajjaja

Besos y feliz y rápida conexión

pancho dijo...

En el trabajo al pendrive cada uno lo llama como le da la gana. Hay quien lo llama almorrana. Se va imponiendo el de pincho.
De todos esos best sellers que ahora se proponen creo que sólo leí La sombra del viento. Creo que es original en la temática pero un poco monotemático y repetitivo. Le hace falta variedad para ser bueno. A mí no me enganchó a pesar de todo lo que han hablado de él. Debo ser raro.

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.