sábado, 11 de septiembre de 2010

CAP 2.66 Crecimiento (¿y engorde?) de Sancho:


Este comentario pertenece a la Red de Comentarios Quijotescos que desde su blog La Acequia dirige el profesor Pedro Ojeda Escudero.
(Enlaces en azul, menos éste)

Al salir de Barcelona (al final leemos cómo Riquer es relevado por sus discípulos Blecua y Rico. ¿A quién de los dos valora más nuestro profe P.O.E., tal vez pregunta comprometida) miró don Quijote el sitio donde cayó vencido y empezó a lamentarse por su mala suerte, mala ventura o mala Fortuna. Sancho le respondió a su amo que la tal Fortuna era una mujer beoda y caprichosa, pero sobre todo ciega; que sin pasar por oculista, “no ve lo que hace, ni a quien derriba ni a quien ensalza”.

Quedó don Quijote admirado de la inteligente elocuencia de su escudero, por ello le habló en estos términos: -Muy filósofo estás, Sancho -respondió don Quijote-, muy a lo discreto hablas: no sé quién te lo enseña. Lo que te sé decir es que no hay fortuna en el mundo, ni las cosas que en él suceden, buenas o malas que sean, vienen acaso, sino por particular providencia de los cielos, y de aquí viene lo que suele decirse: que cada uno es artífice de su ventura".

Tratamiento de filósofo dio don Quijote a Sancho, como persona que sabe y ama el saber. A pesar de decirle, con cierto menosprecio, al final del capítulo, cuando Sancho acepta la invitación de Tosilos a degustar unas “rajas” de Tronchón y beber unos tragos de “lo caro” (buen vino) que, “tú eres, Sancho, el mayor glotón del mundo y el mayor ignorante de la tierra, pues no te persuades que este correo es encantado, y este Tosilos contrahecho. Quédate con él y hártate, que yo me iré adelante poco a poco, esperándote a que vengas”.

¿Cómo puede Sancho ser un buen filósofo y, al mismo tiempo, ser el mayor glotón del mundo sin contradecir las leyes "rocinantinas" y de Caballería? Don Quijote, por ese motivo, no comía pan a manteles (no olvidemos que antes de ser ordenado Caballero Andante, según se nos cuenta en el capítulo 1.1, gozaba de un menú semanal variado: “ Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos”) ni sin manteles, mayormente no por la disponibilidad de manteles, sino por la ausencia de condumio.

Finalmente, y después de saciar los apetitos carnales culinarios a costa de las alforjas de Tosilos, éste continuó su viaje a Barcelona donde los duques de correo lo habían mandado, y Sancho se reunió con su amo que en ayuno pertinaz, a la sombra de un árbol le estaba esperando

Revulsiva Nota:
 
 Hoy y ahora es el día (sábado) y la hora (20:38) habitual en los cuales acostumbro -no hay otra hora ni otro día disponibles-  a publicar mi comentario semanal al capítulo del Quijote.
Sé que llevo unas semanas con poca participación en el Foro de La Acequia y en los blogs correspondientes de los tertulianos afines al fin quijotesco.
Este fracaso (que siempre sea el mejor de los posibles, como dijera Steiner, y yo perogrulladamente repito) que no es nuevo, sino que se repite periódicamente por este revulsivo lugar, tiene muy difícil solución, dado que este revulsivo servidor por pacto de Estado, no dispone de "La Internet" en casa.
Pero, aunque tuviera dicha conexión, no creo que cuando arribase cada noche después del viaje diario por lo ancho y largo de Vandalia,  pudiera conectarsee: unos churumbeles y dos tetas tiran más que dos carretas (Espero que mi Mildred no lea esta expresión. Risas sonoras).

Los comentarios que publicáis en vuestros respectivos blogs viajan conmigo cada día vaya por donde vaya y, a la hora del café, copa y Quijote, en el restaurante de turno, os leo con toda la pasión que permite un estómago bien lleno, como gusta a Sancho tener, paradójicamente filosófico ultimamente (por lo de glotón, que le dijera don Quijote).

15 comentarios:

Selma dijo...

...¿somos carretas?.;P.
Me gusta leerte y me hago cargo de tus dificultades por conectarte..:(
Un abrazo, Antonio.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

a mi me da en la nariz que haces fama de sestero y en eso huelgas las letras en los blogs amigos...jeje

en fin como tu sra jegfa te lea.de poco te van a servir las de la carreta..un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Gaucho Santillán dijo...

Hombre, he puesto la historia de mi abuelo (gallego, y "decidor" que los andaluces son "tìmidos para el esfuerzo") y no has aparecido.

Te mereces el invierno que se te viene, Antonio!!

Yo , le estoy poniendo velas nuevas a mi velerito.

Se viene el verano jajajajajaja!!!


Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

Lo cortés no quita lo valiente. ¿Por qué no se puede hacer camino, matar el hambre y disfrutar de lo caro?

Asun dijo...

No creo yo que el buen yantar esté reñido con el filosofar, más bien todo lo contrario. Buena prueba de ello tenemos en las entradas y comentarios de los compañeros de lectura, ya que, no sé por qué, intuyo que ninguno de ellos haría ascos a un plato, pongamos de un buen jamón, un buen queso, unos pescaítos, un buen marisquito... Ay madre, que se nota que es la hora de comer. Voy a ver si sacio el hambre y luego sigo filosofando.

Besos

Merche Pallarés dijo...

Ay, lo de las tetas, lo de las tetas... Si tu Mildred te lee, dirá que eres un rijoso glotón de todo: sexo, caracoles, jamón del bueno, en fin... NO quiero continuar.
En serio, EXCELENTE tu link del soneto entre Babieca y Roci. Me ha encantado. Lástima que Roci y ruci no digan palabra en esta obra. Seguro que tendrían MUCHO que decir. Besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Cada uno es artífice de su ventura y don Quijote reconoce aquí su falta de prudencia. Y Sancho está tan filosófico, tan horaciano, que sorprende a este don Alonso, de capa caída. Nada es igual que antes.
Toma, Sancho, el vino y el queso con Tosilos y....dejadme en paz. Te espero mientras platicas con él, mira que es un Tosilos contrahecho.

Comprendemos que ,después de recorrer Vandalia, no te queden ganas de Internet.Me gusta eso que dice de tus viajes con nuestros comentarios, revulsivo comentarista quijotesco. Los blogs de los compas forman parte ya de nuestra vida...

Pero lo de las tetas, mira que tu Mildred puede entrar en la red. Los churumbeles son lo primero, eso desde luego.


Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Ah y de fracaso NADA DE NADA.

pancho dijo...

Interesante el enlace a las ediciones del Quijote de Barcelona. Llama la atención que no se diga nada de las editadas en catalán.

Este S sabio es necesario para ayudar a DQ a superar la decepción de la derrota. Al ir desarmado, ya no puede hacerse cargo de los enfrentamientos armados, delega en su escudero que ha crecido intelectualmente como respuesta al engorde físico del S de Avellaneda. Su aparición obsesionó a Cervantes hasta su muerte. Los lectores debemos agradecerle al apócrifo la altura que alcanza la novela en estos últimos capítulos, a la altura de los mejores momentos de la obra.

Está visto que el Quijote se entiende mejor en el camino que en la ciudad, como Road Movie.

Tienes razón, la dieta de Alonso de Quijano no era mala del todo, salió perdiendo con la transformación caballeril.

Drástica solución en el debate del estado de la convivencia conyugal y acertada.

Un abrazo

Myriam dijo...

Pues ahi te dejé en mi blog materia de lectura para tus viajes. Verás pensé en que la necesitarías...

Besos

Myriam dijo...

(No te vayas a quejar: son sólo dos folios, los conté...)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querido Antonio: comprendido. Hay momentos que el día a día ahoga.
Aun así, qué excelente y divertida mirada la tuya. En efecto, Sancho crece... y engorda.

Anónimo dijo...

dzjhdvyqrvzgshdsqnsu, justin bieber baby lyrics, jpavhpt.

Mª Antonia dijo...

Querido Antonio:
Estás disculpado sobradamente.

Un abrazo.

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.