sábado, 5 de junio de 2010

CAP 2.52 DE DON QUIJOTE



LA HISTORIA DE UNA IRREPARABLE PÉRDIDA.


Una vez ya curado don Quijote de los “aruños” que le ocasionó el “misifú” indómito (que acariciara su cara y degustara la textura de su nariz), empezó nuestro valeroso caballero a escuchar los gritos que la voz de su conciencia le proferían, y que le ordenaban dejar aquella vida ociosa, contraria a los cánones de la Andante Caballería.

No pasaron muchos segundos, cuando el grito de la conciencia de don Quijote fue sustituido por otro grito menos etéreo que con forma de llantos y gemidos expiraba una enlutada dama. Dama acompañada de otra más joven, asimismo émula de Gregorio Samsa (vamos…, vestida también de negra cucaracha…, o luto). La mayor, que era la madre de la más joven, se enamoró repentinamente del calzado de don Quijote (si por señal de enamoramiento entendemos acercar los labios y la boca a algún sitio, aunque sea a un pollo frito), según se tiró de bruces sobre las piernas del hidalgo: “y la una dellas, llegándose a don Quijote, se le echó a los pies tendida de largo a largo, la boca cosida con los pies de don Quijote, y daba unos gemidos tan tristes, tan profundos y tan dolorosos, que puso en confusión a todos los que la oían y miraban”.

Resultó ser la dueña doña Rodríguez (en adelante: la Rodri) pidiendo clemencia y justicia a don Quijote para su mancillada aunque díscola hija: la cual perdió su más “íntimo y preciado tesoro” a causa de las promesas, las cuales resultaron ser falsas, de matrimonio que un rico labrador le había hecho. Y como ya no era posible resarcir a la “niña” de dicho hurto (porque esto son elementos para un solo uso), tornando a su lugar lo que un día hubo, a las bravas pedía la Rodri a don Quijote, obligase al heredero terrateniente a apechugar con la palabra prometida a la moza.

De todas formas, parece ser que la niña no se hizo mucho de rogar y ofreció “el trofeo” sin que el “maromo” tuviera que esforzarse mucho en el cortejo. Son varias las ocasiones en que vemos cómo pincela Cervantes la frágil idiosincrasia de la chica:

1.- Apresuramiento en consumir el bocado:
 a) “desafiásedes a este rústico indómito, y le hiciésedes que se casase con mi hija, en cumplimiento de la palabra que le dio de ser su esposo, antes y primero que yogase con ella”
b) “le desafío y repto, en razón de que hizo mal en defraudar a esta pobre, que fue doncella y ya por su culpa no lo es”

2.- Presunta ingenuidad de la joven: “tomo a mi cargo el remedio de vuestra hija, a la cual le hubiera estado mejor no haber sido tan fácil en creer promesas de enamorados”.

3.- Vicio adquirido, no heredado de madre: “Pero, ante todas cosas, es menester que esta buena dueña y esta mala doncella pongan el derecho de su justicia en manos del señor don Quijote;”

4.- Caminar junto a malas compañías:” y así, les dieron cuarto aparte y las sirvieron como a forasteras, no sin espanto de las demás criadas, que no sabían en qué había de parar la sandez y desenvoltura de doña Rodríguez y de su malandante hija."

Si después de todo, por poco si es al que chico al que hubiera que indemnizar.

Este comentario pertenece a la Red de Comentarios Quijotescos que desde su blog La Acequia dirige nuestro malabarista profesor Pedro Ojeda Escudero

Revulsiva Nota:

Todo el capítulo está de rechupete. Me hubiese gustado destacar algunos conceptos de la carta de Teresa a Sancho (con la venia de don Quijote), como la puesta al día (vía “cotilleo”: deporte nacional, esto por lo que se ve es eterno) de la vida social del pueblo.

Como tema aparte, decir que si a alguien no le ha llegado El Espolón que levante la mano. Y si alguien más quiere que se lo remita que me deje domicilio postal: de momento es gratis jajaja, no sé por cuanto tiempo más.

13 comentarios:

azpeitia dijo...

Muy interesante y bien planteado, Todo lo que se refiera a El Quijote es bienvenido y bienleído...soy de los pocos españoles que se lo ha leído entero en varias ediciones distintas...Enhorabuena Antonio como siempre por tu blog...yo con la crisis me voy a volver loco...tengo más trabajo del que puedo....un fuerte abrazo de azpeitia

Myriam dijo...

Como sabes analicé la carta de Teresa pero no el tem del cotilleo pueblerino..... jajajaja me imaginé que lo harias tú....

Besos piensados, digo, prensados.

Asun dijo...

Me has dejado preocupada. ¿A ver si lo que me pasa es que me he enamorado del vaso de gin-tonic y no lo sabía? Tendré que mirármelo.

Besos

El Gaucho Santillán dijo...

Que buena entrada, Antonio!!

Como siempre, un lujo.

Saludos

pancho dijo...

Concienzudo y desmenuzado estudio de la condición femenina, propensa a la debilidad carnal cuando el contendiente se emplea a fondo, según Cervantes.

DQ accede a reparar el daño en lo que se pueda, no sin antes echarle un buen sermón a ambas.

Qué pena que nos hemos perdido una interesante sesión de "corazón" vespertino. Otra vez será.

Un abrazo.

Mª Antonia dijo...

Querido Antonio:
Muy divertido e incisivo tu texto. Me encanta leerte.
Un abrazo.

P.D.: Os felicito a todo el equipo de El Espolón. No se pueden decir las cosas más claras.
Magnífico.

Cornelivs dijo...

Fantastico Antonio. Destilas ironia y buen humor, lo cual es algo extraordinario. Siempre que te leo me haces sonreir.

Magnifico, como siempre.

un abrazo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

jaja..ya entiendo tu coincidencia con mi comentario...y diga lo que diga la "jartible" arañita... la chica es una pilingui.... tengo el espolón....un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Que no es pilingui, que es una incauta adolescente muerta de vergüenza ante el espectáculo que monta su madre, la doña Rodríguez. Que lo que le ha pasado es aquello de "antes de yogar, prometer y después de haber meti...yogado, nada de lo prometido."
El símil de la Rodríguez cucaracha metamorfoseada...muy logrado.
El cotilleo pueblerino que nos ofrece Teresa es una especie de revista del corazón de aquella época. En vez de la Belén Esteban, la Minguilla. En vez de la Campanario, la Berrueca. La duquesa anónima en vez de la de Alba...
Un abrazo
Tengo el Espolón, muy bueno lo de la educación.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Con lo dicho, basta: esta chica no era tan inocente...

Paco Cuesta dijo...

Tus aportaciones llenas de frescura (lo digo por la chica del trofeo)alegran la semana a la peña de lectores.
Un abrazo. Gracias.

Lisístrata dijo...

ah! esos tiempos en que una mujer era mancillada sólo por darle un gusto a su cuerpo y hombre atrapado en el compromiso por no haberse resistido entrar en el juego (cosa fácil por otra parte, jejeej)

En fin, me alegro q los tiempos hayan cambiado, no en todas las partes del mundo, pero sí por aquí. poquito a poco!

Anónimo dijo...

Por que no:)

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.