domingo, 24 de agosto de 2008

COMO LOS RICOS DESTRUYEN EL PLANETA ( Y PRONTO TODO EL UNIVERSO )

Como los ricos destruyen el planeta
Hervé Kempf
Libros del Zorzal, 157 páginas

“La visión del mundo de las clases dirigentes, que consiste en pensar que la única vía imaginable es aquella que conduce a acrecentar más y más la riqueza no solamente es siniestra, también es ciega. Es diferente a la degradación de las condiciones de vida de la mayoría de los hombres y mujeres y consciente en dilapidar las posibilidades de sobrevida de las generaciones futuras.”

Puestas en boca de un militante antiglobalización, estas expresiones pueden confundirse fácilmente con el discurso del movimiento social. Sin embargo, la autoría de la idea corresponde a Hervé Kempf, periodista de Le Monde, especializado en medio ambiente y en cuestiones internacionales, y autor de numerosos libros, entre otros, La guerra secreta de los GMO.

Cómo los ricos destruyen el planeta parte de una premisa aunque no del todo novedosa, interesante. La postura del autor invita a la discusión, poniendo el eje en un principio de fuerte tenor: “No se resolverá la crisis ecológica sin antes atacar la crisis social. Hoy son los ricos los que amenazan el planeta”.

Con esta afirmación, Kempf pretende llamar la atención por igual, a ecologistas y especialistas en cuestiones sociales. Por un lado, insta a los ecologistas a reflexionar sobre las connotaciones sociales y las relaciones de fuerza que surgen de ellas y, por otra parte, exhorta a los responsables en la toma de decisiones en el ámbito social, para que identifiquen la magnitud de la “crisis ecológica”. La de Kempf es una “mirada de clase” que invita al debate sin por eso tener que desecharla ex ante.

REVULSIVA NOTA:

Incluyo en mi revulsivo la reseña del mencionado libro, como expresión de mi desacuerdo, y de mi general enfado hacia tantas injusticias......
Los cinco primeros días de septiembre, descansaré en Las Sierras de Cazorla, de éste tan canicular y ajetreado verano que he pasado.
Entre otros temas, me gustaría "cavilar", sobre cuánto de insolidario hay en mi

7 comentarios:

Antonio Aguilera dijo...

Hago hincapié en la idea central del libro:

“No se resolverá la crisis ecológica sin antes atacar la crisis social. Hoy son los ricos los que amenazan el planeta”.

PD:
Pido disculpas a aquellos amigos blogueros a quien no haya podido visitar.
Desde mi última "crisis-reflexión" bloguera, he quedado " tocado del ala ".

Gracias a todoas

lichazul...elisa dijo...

desde que el mundo es mundo con civilizados ocupantes que los ricos están arrasando con el planeta!!!

sino no existirían las herencias , ni los retails, ni el merchandising , ni los centros de transacción bursátil , etc

muakismuakis
felíz dominguillo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Sin duda, somos una especie muy dañina.

El Gaucho Santillán dijo...

Los que tienen que desaparecer, son los yanquees, Antonio. Esta poluciòn, se la debemos a ellos, pero la pagamos todos.

Te dejo un abrazo

María José dijo...

Antonio:
El planeta está enfermo, tiene fiebre, o calenturas. Los glaciares retroceden cada vez más de prisa. La culpa es de los políticos.

Que lo pases bien es esa estupenda Sierra de Cazorla.

Un saludo.

yermandeluxe dijo...

RICO NO ES EL QUE TIENE SINO EL QUE NO NECESITA .

CONOZCO MUCHA GENTE SIN DINERO QUE NO NECESITA.

SE ENTENDIO ?

BESOS Y SALUTES

YERMANDELUXE.

AVISO ESTOY MUY BIEN DE SALUD GRACIAS A LOS QUE SE PREOCUPARON

Juan T. Llamas dijo...

No conozco a ese autor Kempf; pero parece que dice las verdades "sin pelos en la lengua".
El lunes lo buscaré en las librerías.

Tú sabes que el marxismo-leninismo no abortó por culpa de Stalin o Hitler en el siglo XX.
Al revés: la última figura que se yergue en el mundo es el imperialismo norteamericano.
A pesar de los criminales que menciono.

Hoy en día Londres está sosegado, al que igual que Madrid o París.
Pero está Moscú.
Ahora es miembro de los países de la alta sociedad y con armas atómicas: un rico nuevo: no sabe utilizar los cubiertos en una fiesta de postín.

En el siglo XXIII no viviremos tú y yo: verdad de Perogrullo.

Apuesto mi mano izquierda a que las naciones estarán mejor.

Europa.
Siempre Europa.
Y pensar que escribí en 1990:
"Europa tiene un sueño desde 1945: sueña que está viva."

Ahora me arrepiento de eso.
Como ser humano, me equivoco.

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.