domingo, 18 de noviembre de 2007



LAS IMÁGENES Y LAS PALABRAS




Encuentro en la prensa unas declaraciones del filósofo Emilio Lledó y cuya opinión comparto íntegramente. Asimismo me trae a la memoria otras reflexiones de Luís García Montero, que he encontrado en uno de los cuadernos donde anoto las frases y opiniones magistrales de algunos “maestros pensantes”. Los he ayuntado y ahí va el resultado:
Dice Lledó que no cree que haya tanta gente a la que le preocupen las cosas estúpidas que ocupan tantas horas en televisión. Tiene razón el profesor al decir esto. Parece que no ha existido nunca tiempo como el presente en que la estulticia haya mandado tanto y penetre, como la humedad, por todos los poros de nuestra existencia diaria. Decía Ibsen que la barca del mundo acabaría hundiéndose por el peso de los imbéciles. Todavía no se ha ido a pique pero zozobra.
Continúa el profesor Lledó: “Si lo que decimos son estupideces, lo que hay que fomentar es la libertad para pensar que es lo que nos debe preocupar”. Esto casa con lo que escribió D. Antonio Machado en JUAN DE MAIRENA: la verdadera libertad no consiste en decir lo que pensamos, sino en poder pensar lo que decimos.
Según García Montero, la santa ignorancia parece el camino mejor para que los poderes financieros confundan los intereses de sus negocios con el interés de los ciudadanos. La formación del individuo crítico capaz de interpretar y de decidir es una clave indispensable de la democracia. SÓLO LOS BUENOS LECTORES SABEN INTERPRETAR BIEN EL SIGNIFICADO DE ESAS IMÁGENES QUE VALEN MÁS DE MIL PALABRAS.
Declara Almeida Garret en el prologo a la novela “LEVANTADO DEL SUELO” de José Saramago: “Y yo pregunto a los economistas-políticos, a los moralistas, si han calculado el numero de individuos que es necesario condenar a la miseria, al trabajo desproporcionado, a la desmoralización, a la ignorancia crapulosa, a la desgracia invencible, a la penuria absoluta” PARA PRODUCIR UN RICO.

Aprovecho la ocasión para recomendar el nuevo libro “LA DOCTRINA DEL SHOCK”de la autora de culto del movimiento antiglobalizacion NAOMI KLEIN, reconocida por su anterior libro cuyo título es de “NO LOGO”. Describe el auge del capitalismo del desastre y sus efectos devastadores sobre los ciudadanos de a pie: de cómo forrarse con la desgracia ajena, se podría decir.

SALUDOS DE ANTONIO AGUILERA

19 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Alberto Arellano dijo...

(Dice Lledó que no cree que haya tanta gente a la que le preocupen las cosas estúpidas que ocupan tantas horas en televisión.)

Antonio: No entiendo que ha pasado con la televisión por aire en Argentina. Casi todos los programas son muy malos. Individuos que hablan tonterías y se ríen todo el tiempo, no se sabe bién de qué. Es muy triste ver los programas de la televisión argentina. Recuerdo que cuando yo era niño, y vivía en la ciudad de Mendoza, los programas que pasaban en la televisión eran maravillosos. Había varias series documentales que me gustaban mucho. Recuerdo: «El salvaje y sorprendente mundo de los animales», «Nueva York, ciudad de los rascacielos», «El mundo submarino de Jacques Ives Cousteau», y tantos otros documentales interesantísmos. Desde que era niño, no sé porqué, me encantan los documentales. Me he emocionado (y he llorado) más con los documentales que con las películas.

Antonio: Me queda claro que no hay el menor interés, en las clases dirigentes, por mejorar la educación del pueblo. Sólo en entretenerlo las 24 horas. Como todos sabemos, mientras menos piense el pueblo, más fácil será manejarlo a gusto y hacerle creer cualquier cosa. ¡Qué pena!

¡Saludos!

Carlos Alberto Arellano dijo...

(La formación del individuo crítico capaz de interpretar y de decidir es una clave indispensable de la democracia.)

Antonio: Estas palabras me trajeron a la memoria un libro de Arthur C. Clarke: «20 de julio de 2019. La vida en el siglo XXI.»

En el capítulo cinco, «Los días del colegio: sin recreo», se lee lo siguiente:

«Las escuelas tradicionales, desde el jardín de infancia hasta la facultad, también cambiarán a causa de las nuevas tecnologías. De hecho, el énfasis básico en la educación se trasladará. Nuestro actual sistema educacional evolucionó para producir trabajadores para la economía de la revolución industrial basada en la fábrica, para trabajos que requieren paciencia, docilidad y capacidad de soportar el aburrimiento. Los estudiantes aprendieron a sentarse en filas ordenadas, acumular datos de memoria y moverse como grupo entre la indiferencia material ante las diferencias individuales en rapidez de aprendizaje. Pero los trabajos de fábrica desaparecerán. Excepto unos pocos técnicos para observar los paneles de control, las fábricas del mañana serán automáticas, con ordenadores que dirigirán a los trabajadores robots.

En esta nueva economía basada en el ordenador, cada vez habrá más trabajos que impliquen la creación, la transmisión y el procesamiento de la información y de las ideas. A medida que desaparezca el número de trabajos basados en el músculo y en la repetición negligente, la industria y los negocios requerirán cada vez más trabajadores con aguda capacidad de pensar. Y como la mayoría de la gente cursará estudios toda su vida, necesitarán saber cómo aprender: la educación misma será una habilidad que virtualmente todo el mundo necesitará. Como resultado de eso, el énfasis no estará ya puesto en la escuela elemental y en la segunda enseñanza. En la escuela del futuro el objetivo será enseñar cómo pensar y cómo aprender.

Tendremos que enfrentarnos con cuestiones hoy imprevisibles, y por ello necesitaremos una educación con amplia base. Necesitamos gente que pueda pensar fuera de sus áreas de especialización. Tenemos que dar a las personas ciertas capacidades intelectuales clave: pensamiento analítico, pensamiento crítico, capacidad para hacer juicios, para razonar cuantitativamente, para equilibrar puntos de vistas opuestos. Debemos concentrarnos más en cómo aprender, cómo pensar.»

¡Saludos!

Carlos Alberto Arellano dijo...

Antonio: Me pareció una buena idea traerte este texto de «Los dragones del Edén», de Carl Sagan:

(Lo dejé ayer en el blog de Roy Jiménez Oreamuno: «Cultura Política y Económica»)


Dice Carl Sagan:

«Por regla general, las sociedades humanas no son innovadoras, sin más bien jerárquicas y ritualistas. Cualquier sugerencia de cambio se acoge con recelo, ya que implica la incómoda transformación futura del ritual y la jerarquía imperantes, es decir, la sustitución de una serie de rituales por otra o, tal vez, por una sociedad menos estructurada y regida por un número inferior de rituales. Sin embargo, llega un momento en que es PRECISO que las sociedades CAMBIEN. «Los dogmas de un pasado tranquilo son insuficientes para un presente tumultuoso», aseveró Abraham Lincoln. Buena parte de las dificultades que surgen al intentar reestructurar las sociedades norteamericanas y de otros pueblos arrancan de la RESISTENCIA que oponen los grupos que tienen INTERESES CREADOS en el STATU QUO. Es probable que una transformación profunda de la sociedad obligue a los que ocupan el pináculo de la jerarquía a descender muchos peldaños, lo cual LES IRRITA y les mueve a OFRECER RESISTENCIA.»

¡Saludos!

Vicky dijo...

Muy buen articulo y bastante interesante... au que soy de las que pienso que debemos estar en la capacidad de discernir entre lo que sirve y no sirve.. y así mismo hacerlo saber a nuestros hijos, hasta de las series mas malas se pueden sacar enseñanzas... como todo en la vida no?
Un fuerte abrazo.

Rafael Requerey Ballesteros dijo...

Ya iba siendo hora de tener un espacio en el que expandir el pensamiento. Antonio, Carlos ,Viky; creo que me entendéis; porque nuestros blogs tienen otra perspectiva; aunque, si miráis bien, Literatura en Priego, ha cambiado algo en sus propuestas.
Bueno, ya era hora de poder hablar de la sociedad del conocmiento, del capitalismo, de la globalización, de los jerarcas, del liberalismo salvaje...Ya era hora de poder salir de los cuarteles de invierno en los que nos habíamos recluidos "los excluidos" del sistema. Y, para no hacerme demasiado extenso, ya era hora de poner sobre el tapete qué sociedad nos están dando a comer..., qué sociedad estamos creando, qué capacidad de visión crítica y autocrítica nos queda, y qué es lo que estamos dispuestos a hacer para cambiarla. Desde las letras hay un camino: cultura para todos y para todas; y denuncia contundente de las tropelías. Y más...
Abrazos.

Mari dijo...

Hola Antonio de nuevo, y amigos que visitais este interesante blog...Después de lo leído, Antonio, llego a la conclusión de que cada vez queda menos para hacer realidad la utopía de "cambiar el mundo". Como es lógico, estamos a una distancia considerable de conseguirlo, pero ye se ha dado el primer paso con espacios como éste y otros similares. Lo importante es reflexionar sobre si lo que experimentamos por propia voluntad u obligados por el movimiento de la masa hacia un mismo agujero, está bien o está mal ... o sencillamente nos dejamos llevar.
Comparto la cita de Almeida al final del artículo que hoy nos propones y los comentarios de los compañeros que me han precedido.
Sólo el escorpión es consciente de su propio veneno...A nosotros los humanos autómatas, nos queda mucho por aprender sobre nuestro propio veneno que tanto mal hace al más débil.
Mi aliento para el largo camino que nos queda por recorrer a la minoría que alzamos la voz de la conciencia.
Saludos.
Mª Antonia.

Antonio Aguilera dijo...

Soy un inútil total en cuanto a las nuevas tecnologías. Esta mañana me he bajado para encontrarme con vosotros, temprano, no había amanecido aún. He estado más de una hora reflexionando vuestros textos y comentandolo a vosotros,pero cual grande mi desgracia cuando no he podido publicarlo, todo se ha ido al carajo.Me ha dicho el informático que lo vaya guardando,según lo escribo, en fragmentos que no sean muy grandes(bueno tampoco me he enterado bién,luego vendrá él). Una buena estrategia la del amigo Carlos Alberto que va publicandolo, sin hacer textos demasiado extensos.

Antonio Aguilera dijo...

Estamos de acuerdo en que las televisiones no miran más que para su propio ombligo,sólo tienen en cuenta los índices de audiencia, competir entre ellas para conseguir más espectadores.Pero a costa de bajar la calidad y ofrecer solamente carnaza putrefacta a las fieras salvajes, que pugnan entre ellas por devorarla.
El remedio: La formación del individuo crítico, como bién decís.Carlos Alberto dijo:"En la escuela del futuro el objetivo será enseñar cómo pensar y cómo aprender".Vicky lo ha reiterado:"..debemos de estar en la capacidad de discernir entre lo que sirve y lo que no sirve.Rafael Requerey acierta con:"..qué sociedad estamos creando,qué capacidad de visión crítica y autocrítica nos queda, y qué es lo que estamos dispuestos a hacer para cambiarla.Mi admirada Mª Antonia incide asimismo en la idea utópica de "cambiar el mundo", cada uno con nuestras posibilidades. Todos los aquí reunidos miramos en la misma dirección, caminamos por el mismo sendero, pensamos !otro mundo es posible!.
Me produce un orgasmo espiritual tratar con personas como vosotro-as.
Un abrazo a todos

Carlos Alberto Arellano dijo...

Antonio (y todos los visitantes de tu blog): Instalé un contador de visitas gratuito en mi blog: FREE NEO COUNTER.

Parece que no tienes ninguno. (Si me equivoqué, sólo borra este comentario.)

Después de dos semanas gratuitas, parece que se puede optar por una versión paga y otra más simple gratis. La paga, creo que son 14 euros al año.

Ésta es la dirección: (espero que no haya ningún error. Si lo hay, me avisas y vemos qué pasa.)

http://www.neoworx.net/blue/neocounter_page.php?language=spanish

(Para instalarlo te presentan unos códigos que debes copiar u otra opción que te lo instala automáticamente. Yo elegí esta última. No entendí el asunto de los códigos.)

Si te decides a instalarlo, lee MUY BIEN todo lo encuentres allí, para asegurarte que no hay ningún riesgo.

Estoy apuradísimo. ¡Volveré!

¡Saludos!

Carlos Alberto Arellano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio Aguilera dijo...

Estimado Carlos Alberto, gracias por la información acerca del contador de visitas,lo andaré.En cuanto a emplear tacos o palabras similares, pues depende el contexto.Claro, nunca dirigirlas a personas con intención expresa de vejarlas o descalificarlas. Lo más sano es reirse de uno mismo,lo han apuntado grandes autores(éste creo que será el tema del próximo texto que ponga en el blog). Reconozco que te curras fuertemente tus comentarios, estan llenos de mucho zumo, tienen mucho que exprimir.
Un abrazo.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Llevo quince minutos escribiéndote cosas en la página anterior y se me ha ido de un plumazo!

(Antonio: Me pasó lo mismo dos días atrás en el blog de Guillermo («Gerreros de luz»). ¡Increíble!)

No quiero decir tacos! je je.

(Di todos los que quieras. Acá no somos delicados...)

Comentaba que la forma de suicidio que yo elegiría sería subir a un precipicio de cientos de metros, el más alto que encuentre; y posteriormente lanzarme al vacío, sentir el extraordinario clímax de poder volaaaaarrrr (ese grado sumo del placer). Pero antes de pegar la castaña en lo hondo,

(Antonio: «Antes de pegar la castaña en lo hondo...» ¡PEGAR LA CASTAÑA! ¡Genial!)

hacerme estallar un cinturón de explosivos que haga desintegrar este bulto que tengo de cuerpo en mil pedazos; Ahhh! casi lo he soñado.

(Antonio: ¡Hermosa muerte! ¡Bellísima! Me hizo recordar a la muerte de Remedios, la bella, un personaje de «Cien años de soledad». Su muerte es justo lo contrario: Remedios, la bella, se eleva en el aire, alzada por un viento de luz, y se va derechito para el cielo, agarrada del extremo de una sábana que estaba ayudando a doblar junto con otras mujeres.)

¡Saludos!

Carlos Alberto Arellano dijo...

Estimado Carlos Alberto, gracias por la información acerca del contador de visitas, lo andaré.

(Antonio: Como ya dije: Lee bien todo lo que encuentres, para que después no haya sorpresas desagradables.)

En cuanto a emplear tacos o palabras similares, pues depende el contexto.Claro, nunca dirigirlas a personas con intención expresa de vejarlas o descalificarlas.

(Antonio: Estoy de acuerdo contigo.)

Lo más sano es reirse de uno mismo,lo han apuntado grandes autores (éste creo que será el tema del próximo texto que ponga en el blog).

(Antonio: Justamente. ¿Contra quién crees que estaba usando esas palabras? Yo había dicho, refiriéndome a mi blog: blogcito de mierda. ¡Me estaba insultando a mí mismo y a mi blog! Había sido muy agresivo CONTRA MI PERSONA. Usé un seudónimo en lugar de mi nombre. Después, cuando vi que algo andaba mal, aclaré que había sido yo el que dijo mierda... y ¡Patapúfete!)

(¿Porqué hice esto? Soy escritor (por ahora no profesional) y mis personajes son como el mundo. Al poner un seudónimo, apareció este personaje, sin que me diera cuenta de lo que estaba haciendo (repito: en ese blog ya otros habían usado palabrotas y a nadie pareció molestarle.)

Reconozco que te curras fuertemente tus comentarios, estan llenos de mucho zumo, tienen mucho que exprimir.
Un abrazo.

(¡Un abrazo para ti!)

Carlos Alberto Arellano dijo...

Lo de hacer una lista de libros es bastante difícil porque toco todos los palos, ya te comenté en una ocasión que tengo grandes lagunas (más bien la región de los Grandes Lagos).

(Antonio: ¡A mí me pasa lo mismo! ¡A TODO EL MUNDO le pasa lo mismo!)

Perdona que lo ponga en genérico. POESÍA: Generación del 27, Lorca,

(Recuerdo haber visto una película en la que Federico, antes de que lo maten, pregunta: «¿Y mi luna? ¿Dónde está mi luna?» ¡Qué triste, Antonio, qué triste!)

Cernuda, Alberti, Aleixandre, Guillén, etc. Laterales a ellos: Juan Ramón, Machado, Rubén Darío,

(¿Cuentos quieres, niña bella? Tengo muchos de contar...)

mi amado Miguel Hernández, su padre espiritual Pablo Neruda, Unamuno, Rosalía, Bécquer,

(Yo sé un himno gigante y extraño,
que anuncia en la noche del alma una aurora,
y estas páginas son de ese himno
cadencias que el aire dilata en las sombras.)

(¡Bellísimas palabras!)

algo más de hispanoamérica. Rilke, Whitman,

(Tengo «Hojas de hierba» en mi biblioteca, pero hasta ahora no lo he leído. Siempre que he intentado leerlo, he llegado a la conclusión de que tengo entre manos una mala traducción.)

Hordelin, Novalis (me mareo pensando).

Tengo gran interés en leer la poesía de Shakespeare, le gustaba a los grandes.

(Yo tampoco he leído su poesía.)

Olvidaba la Biblia (he sido seminarista cinco años, ahora soy agnóstico, pues NO SÉ...).

(Lorca también lo era.)

(Fui a un colegio católico y me llevaron a muchos retiros espirituales (¡hermosos momentos!) y al lado del colegio estaba la iglesia, a la que íbamos con frecuencia, y leímos y estudiamos la Biblia durante años. Ahora soy no creyente. No espero una vida después de la muerte. ¡Ojalá me equivoque...!)

Tengo el honor de haber saboreado El Quijote.

(Antonio: Tuve el gusto de leerlo en el colegio (una selección de sus mejores aventuras.)

(Recuerdo ahora estas palabras de William Faulkner: Leo «Don Quijote» todos los años, como algunos leen la Biblia.)

Como bien sabes mucho Borges (tu más), casi todo Gabo.

(Antonio: Repito: ¡Qué maravilla «Cien años de soledad»! ¡Qué fabuloso dominio de la lengua! También me gustaron mucho «Los funerales de la Mamá Grande» y «Crónica de una muerte anunciada».)

De Neruda también las memorias (Confieso que he vivido y Para nacer he nacido). He leído varios de José Saramago (el que más "Todos los nombres"). El autor actual en prosa en España que más me gusta, el mejor, es Antonio Muñoz Molina.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Te lo mando en pequeños fragmentos porque me da miedo se me pierda como antes! carajo! De lo que estoy muy satisfecho es de lo que estoy leyendo, y lo que tengo en la sala de espera. Me tomo la libertad. Libros en la mesilla de noche y aledaños (leo en la cama),

(Antonio: A mi padre, de quién he heredado la pasión por la lectura, le encantaba leer en la cama.)

hojeados, medio leídos, casi leídos, acabando ya: "La vida eterna" del filósofo y catedrático Fernando Savater.

(Antonio: Iba a comprar ese libro de Savater, pero luego lo olvidé.)

"El canon occidental" de Harold Bloom,

(Antonio: Has hablado de la Biblia. Le preguntaron a Harold Bloom si leía cuentos de hadas cuando era niño. Harold respondió: «Creo que no. Leía la Biblia, que después de todo es un extenso cuento de hadas.»)

(Dice Joseph Hunt: En el siglo XVIII, en los Estados Unidos, los niños oían leer la Biblia en voz alta desde su más tierna edad, y esto puede haber contribuido al notable dominio de la palabra que tenían los líderes de la revolución americana. El padre del poeta galés Dylan Thomas leía a Shakespeare para que lo escuchara el chico cuando no tenía más de tres o cuatro años. El joven Dylan no entendía el argumento, pero es probable que absorbiera la musicalidad del idioma.)

hay que tenerlo siempre a mano como obra de consulta, "Las ínsulas extrañas" es una antología elaborada por dos poetas españoles y dos sudamericanos, sobre los poetas en castellano de los últimos cincuenta años, muy bueno. "Borges, un escritor en las orillas" de tu compatriota Beatriz Sarlo.

(No lo he leído, ni siquiera está en mi biblioteca.)

"Cien años de Soledad." Edición de las Academias de la lengua, conmemorando el 40 aniversario de su publicación, y el 80 de Gabo; a ver si ahora me acabo de leer a los Buendía estos.

(La primera vez que leí «Cien años de soledad» me encontraba en los desérticos y ventosos paisajes de la Patagonia Argentina.)

"Demian" de Herman Hesse, propuesto para el foro que tenemos el día 29 del presente, no me gusta mucho, de Hesse me gustan los cuentos (échales un vistazo son buenos),

(Antonio: Nada he leído de Hesse.)

"Ligero de equipaje" es una muy buena biografía sobre Antonio Machado, "Vivir para contarla" lo tengo al lado de Gabo. ¡Que te voy a contar más de libros! son mis amantes, cometo adulterio constantemente con ellos (mi mujer está muy mosca).

(¿Muy mosca? ¿Qué significa?)

No pretendo vanagloriarme pero tengo una bibliotequilla (con mil ciento y pico ejemplares) y lo que más satisfecho estoy es de que no son heredados, que los he ido comprando poquito a poco;

(Lo mismo puedo decir yo de mi biblioteca: Poquito a poco.)

un amigo que te comenta uno, en el periódico que te reseñan otro etc. Me gusta leer alguna revista especializada de literatura y pensamiento.
Perdona el rollo creo que me he entusiasmado y me he extendido mucho.

(Al contrario, hombre. Ha sido muy interesante leer lo que me cuentas. Gracias a ti por tomarte el tiempo necesario para hacerlo.)

Un abrazo.

(¡Otro para ti!)

FranciscoJ dijo...

Hola Antonio!
¿Qué tal? Gracias por tu visita a mi blog. Siempre es agradable que un proyecto de revista literaria se inicie con ilusión, como tú lo haces.

El asunto "literatura vs. televisión" da para mucho, en el fondo es una lucha de lo cuantitativo contra lo cualitativo... aunque no creo que Saramago tenga mucha razón en lo que dice, le puede esa melancolía tan triste (y portuguesa).

Un cordial saludo
Paco

valeLost dijo...

hola!!
llego acá desde el blog de un buen amigo, carlos alberto.

gran tema este....
no hay por donde si...literatura v/s televisión, ya lo dicen ahie sos grandes filosofos....
la literatura proporciona y da el espacio para el desarrollo personal, para el crecimiento, el complemento... eso lo podrá explicar muy bien sin duda carlos.
sobre la libertad... libertad no es tener muchas alternativas u opciones, es tomar la desiciones correcta, la que te hace feliz, la que pide tu corazón... entonces... sólo vamos cmino a la libertad... en eso si nos podemos acompañar, con grandes amigos, esos que nos motivan a mas, con buenos libros, que no tratan de llenar el vacío por el que estamos marcados, esa melancolia que nos e satisface con cosas baratas... al contrario, el vacio se ve mas grande, porque reconocer la grandeza e infinitud a la que somos llamados, mientras es un caminar, pero al ciento por uno. esa es la postura,

muchos saludos, besos y bendiciones!!
nos vemos!

Carlos Alberto Arellano dijo...

¡Hola, Valeska! ¡Qué bueno encontrarte en el blog de Antonio!

¡Muy interesante lo que dices!

En cuanto a la televisión, hay una parte de ella que es tan fascinante y tan educadora como muchos libros. Me refiero a los programas de National Geographic,
Discovery Channel, Film&Arts y, muy especialmente, THE HISTORY CHANNEL.

¡Amo THE HISTORY CHANNEL! ¡Me emocionan muchísimo sus documentales! ¡Son maravillosos!

¡Saludos!

Antonio: Hemos hablado de nuestras colecciones de libros. ¿Tienes colecciones de documentales? Yo tengo grabados cientos de documentales. ¡Me encantan!

ÑIÑA QUE HABLÓ ANTE LA O.N.U.